AddThis Social Bookmark Button

Big Data, llave del éxito de los nuevos negocios

A pesar de que el Big Data es algo que lleva haciéndose desde hace años, fue desde 2010-2011 cuando se produjo la verdadera explosión en el uso de estas tecnologías, sobre todo gracias a los avances en los servicios en la nube y las soluciones para poder trabajar con grandes cantidades de datos.

Leer más...

Una tecnología que avanza a toda vela

Hasta el desastre del 98, España fue una de las principales potencias navales del mundo. Durante siglos, los barcos diseñados por los ingenieros y armadores de nuestro país descubrieron zonas desconocidas del mundo y combatieron en victorias y derrotas históricas contra otras potencias.

Leer más...

La inspirada invención de sueños helados

Jean Baptiste Grenouille se crió en medio del hedor de los restos de pescado de un mercado, sin poder superar que fue abandonado por su madre en la basura.

Leer más...

Nueva York instala contenedores de basura con conexión WiFi


La empresa BigBelly instala cubos de basura inteligentes que funcionan como punto de conexión a la red e incorporan un panel solar en su parte superior

Leer más...

Tres de cada cuatro españoles planifica sus vacaciones por internet


Un estudio revela que las redes sociales y los motores de búsqueda son la mayor fuente de inspiración para elegir destino

Leer más...

Crean una llave inteligente que avisa al propietario cuando se intenta duplicar

INN.Key registra las peticiones de copia y envía un SMS cuando detecta que alguien está intentando abrir la puerta sin permiso

Leer más...

Cómo ‘mapear’ digitalmente sitios perdidos

Metiendo Manhattan en Google Maps, uno puede ver hasta las pegatinas de Lexington Avenue. Sin embargo, si uno intenta hacer lo mismo en el norte de Kivu, al este del Congo –una provincia tan grande como Sri Lanka donde viven casi 5 millones de personas– sólo verá un puñado de carreteras.

El Missing Maps Project intenta paliar este déficit de los mapas digitales mediante voluntarios que señalen fotografías por satélite de lugares ‘inframapeados’, construyendo así mapas detallados que puedan ser utilizados por las organizaciones de ayuda o agencias que quieran saber cuántas casas hay en un pueblo o senderos en un bosque.

Grant Swanpoel trabaja en Londres como diseñador de ‘software’ para un banco, y está pasando la tarde en un aula universitaria mirando fotos aéreas de países como Sudán del Sur, tratando de averiguar si un grupo de píxeles oscuros es un edificio o una roca. «Me gustan los mapas y quería hacer algo por el bien mayor», dijo Swanpoel, de origen sudafricano, durante su primera ‘Mapathon’.

El sudafricano consulta con sus compañeros y decide que lo que está viendo es un edificio. Hace clic en él y lo señala como tal. A los voluntarios del Missing Maps Project les asignan un cuadrante de terreno para estudiar, marcando todo lo que ven como un camino o una vivienda.

Un segundo par de ojos echan un vistazo y validan los cambios. Cada mes, unas pocas decenas de personas se reúnen para una Mapathon y echan tres horas haciendo zoom, clic y etiquetando píxeles antes de ir al pub.

Unas pocas decenas de voluntarios se reúnen en Londres para una Mapathon cada mes, el gasto de tres horas zoom, hacer clic y etiquetado antes de ir al pub. Otros mapeadores se unen a ellos de forma remota, a través de internet.

Filosofía ‘wiki’

Las contribuciones se añaden a OpoenStreetMap, definida como una Wikipedia de los mapas, un mapa del mundo de fuente abierta. El Missing Maps Project se creó precisamente cuando quedó claro que OpenStreetMap estaba completo en un «lugar donde vivía un friqui», pero no en lugares remotos del mundo, según dijo Pete Masters, de Médicos Sin Fronteras (MSF) y líder del proyecto donde también participa Cruz Roja, a Joseph D’Urso, de la Fundación Thomson-Reuters.

De acuerdo con Masters, unos 3,5 millones de personas que no aparecían en los mapas existentes han sido descubiertas por el proyecto, de los cuales, 1,5 millones han sido verificados gracias a personal de campo. En Londres, el grupo de principiantes está mapeando un estado de Sudán del Sur, mientras que los mapeadores más experimentados se centran en Kivu.

Pero estos voluntarios  no sólo mapean lugares de difícil acceso, también se movilizan en respuesta a las crisis. Cuando aquel devastador terremoto golpeó Nepal en abril, equipos de mapeadores en todo el mundo se pusieron a trabajar, pasando noches en vela frente a sus portátiles. 

Útiles en una crisis

El Aeropuerto de Katmandú estaba colapsado, por lo que era prioritario identificar dónde podían aterrizar los helicópteros, dijo Masters. Nepalíes en el terreno fueron contratados para recorrer las calles y corroborar los datos. «Si tienes el conocimiento local, que Google no tiene, los datos son mucho mejores», añadió Masters. Tener mejores mapas digitales significa que los cooperantes pueden calcular el número de personas en un asentamiento remoto al que han de ir a entregar programas de vacunación.

Anna Gibson, que trabaja creando mapas para un distrito de la ciudad de Londres, participa como voluntaria buscando edificios y senderos en una imagen borrosa de Kivu del Sur. «Estamos creando algo que podría ser utilizado por alguien», dijo Gibson.