AddThis Social Bookmark Button

Agitadores necesarios de la economía circular

D&R es una empresa riojana especializada en generar energía eléctrica y térmica aprovechando todo tipo de residuos 

 

SERGIO MORENO LAYA

A día de hoy gran parte de los procesos productivos y de generación de actividad económica se regulan siguiendo los viejos postulados de la llamada economía lineal. En esencia es la fabricación de un producto y, cuando éste se deteriora, se rompe o directamente no puede cumplir su cometido, sustituirlo por otro. 

Este sistema esconde muchos vicios a pesar de su simplicidad y su gran penetración actual. Para empezar, «no es sostenible desde un punto de vista medioambiental», indica el ingeniero riojano Diego Rodríguez, de Grupo D&R Ingenieros. «La cantidad de recursos que se gastan en la fabricación de dicho producto o en la realización de dicho servicio implican un coste tan alto que lo pagamos todos por el deterioro ecológico que padecemos», remarca.

Ellos se sitúan en la vanguardia riojana de un movimiento conocido como economía circular. El asunto parece de lo más razonable: se basa en un ciclo productivo donde el producto se fabrica pero cuando llega al fin de su ciclo productivo se reutiliza, se le da nuevas funcionalidades y se recicla para convertirlo en otros productos de tal manera que el coste, en esencia, es mucho menor que con el anterior sistema. «Hay que trabajar en formas alternativas de desarrollo económico que no estén ligadas al malgasto de los recursos», reconocen en esta empresa riojana.

En D&R Ingenieros están especializados en energías renovables. Trabajaron con energía solar, tanto térmica como fotovoltaica, y en estos momentos están apostando fuerte por la biomasa. En esta empresa de Logroño se encargan  de diseñar instalaciones y de gestionar su correcta ejecución. «Estamos buscando proyectos de este tipo porque tenemos fondos de inversión detrás que quieren invertir en este tipo de tecnologías para ofrecer al cliente final, como las conserveras, la posibilidad de valorizar sus residuos en la generación de energía», indica Diego Rodríguez. Por tanto, hay ganas de invertir en este tipo de proyectos. 

Pero existe una importante traba normativa. «A día de hoy en España tan solo se puede aplicar esta tecnología de revalorización de residuos para la generación de energía térmica (calor); no se puede generar, porque no es rentable hacerlo, energía eléctrica, como sí sucede en la mayoría de países de nuestros entorno». Así que por este motivo, porque hay aplicados una serie de costes añadidos (como el impuesto al sol) a la generación de electricidad a partir de la valorización de residuos, muchos de los proyectos que esta ingeniería riojana desarrolla los está realizando en el extranjero, «sobre todo en América Latina». Por ejemplo, «en México estamos generando calor y electricidad quemando basura».

La tecnología ha evolucionado enormemente en cuanto al tratamiento de residuos, «salvo los materiales pesados, todo lo demás se puede tratar para generar energía y hacerlo sin contaminar». Por tanto ya es posible aprovechar al máximo los residuos generados para reinsertarlos de nuevo en el sistema, creando nuevos modelos de negocio, nuevos puestos de trabajo, y hacerlo además reduciendo los costes, siempre teniendo claro que «nuestro objetivo es lograr cero emisiones». 

«Quemar basura para generar calor se ha podido hacer siempre, pero no era posible por el nivel de contaminación que se generaba», apunta Diego Rodríguez. Con la aplicación de las nuevas tecnologías hay países europeos donde el 85% de su basura ya se está valorizando de esta a forma para generar energía tanto térmica como eléctrica. Y en España comienza a llegar este tendencia. «Ahora en San Sebastián se va a montar una valorizadora de la basura porque tienen un verdadero problema: aquel por el nos traían a Arnedo la basura de esta ciudad», recuerda en este despacho. «Como ya estaban al límite van a ponerle solución en breve». Y esta ciudad pasará a formar parte de la economía circular. 

Pero no es solo la incineración, existen muchas otras formas de valorizar un residuo. «La basura orgánica no se quema. Se ponen unos digestores anaeróbicos para generar metano, y lo inyectas a la red como hacen en Alemania o lo quemas en unos quemadores de gas natural», advierte. «Se pueden hacer muchas cosas para valorizar estos residuos sin contaminar», y el resultado final para la empresa, o las comunidades de vecinos son rentables. «Se aprovechan del precio más barato de la energía, además evitando emisiones de CO2 a la atmósfera porque usan energía limpia, y logras una economía circular porque no te traes el gas desde Arabia Saudí o petróleo de Venezuela. Quemas de tu propio proceso productivo y se cierra el círculo». Y estos ingenieros saben cómo hacerlo.

 

Ciudades que están pensando en su futuro barrio a barrio: Proyectos que esta empresa riojana está realizando en muy diversos puntos

«De momento en La Rioja apenas hemos trabajado», indica Diego Rodríguez. Pero sabe que pronto se empezará a pensar en cómo será Logroño y La Rioja en un futuro. «Es que es necesario hacer intervenciones de este tipo en cuanto se vaya a levantar una calle o se vaya a realizar una obra». Porque el futuro va a pasar por la economía circular y la aplicación de la tecnología para el aprovechamiento de los residuos en la generación de nueva energía. Porque ya es posible hacerlo y el ahorro en coste y en emisiones es evidente. 

San Sebastián está pensando en su futuro después de reconocer un gran problema en la gestión de sus residuos. «Vamos a restaurar un barrio entero en el centro de San Sebastián», apunta Rodrigo Martínez, otro de los ingenieros de esta empresa logroñesa. «Van a usar su propia biomasa en la generación de su energía, porque además son conscientes de que con esta intervención van a poder conservar en buen estado sus montes y prevenir posibles incendios», explica. En total 1.400 viviendas de Txomin Enea se calentarán con su propia biomasa. «Podría pasar igual en Yagüe o La Estrella», advierte David Rodríguez, ingeniero en este estudio. «Y esto viene dado por el impulso de las instituciones, sin esto es imposible porque las inversiones son elevadas», remarca David Rodríguez sobre un proyecto que ya ha sido entregado a la ciudad.

En el norte de Europa, sobre todo en Alemania, esta empresa riojana ha realizado varios proyectos sobre la instalación de redes de calor de distrito. «En Valladolid sí que están trabajando en relación a esta cuestión, pero en La Rioja tampoco se está desarrollando mucho», apunta Rodrigo Martínez. Se trata de instalar una sala de calderas muy grande y por las carreteras se va repartiendo a las viviendas el calor necesario. Algo que también van a hacer en la Chantrea de Pamplona. «Así en lugar de tener cada edificio sus salas de calderas, con una para un barrio entero sería suficiente», apunta David Rodríguez.

Actuaciones en economía circular

San Sebastián.  Intervención en el barrio de Txomin Enea para calentar 1.400 viviendas con su propia biomasa. Gerona.  Ejecución, instalación y control de una caldera Bibder autriáca para que la papelera situada en esta zona pueda aprovechar sus residuos en la generación de energía. México.  En Puerto Vallarta. Aprovechar la propia basura para generar energía.  Croacia.  Valorizadora de basura para generar electricidad y calor para un barrio entero de la ciudad de Cios.  Horizonte 2020.  Superada  la fase 1 acaban de pedir la fase 2 acompañados por una empresa de Portugal para desarrollar un quemador híbrido.

PIE DE FOTO 1: Barrio de Txomin Enea que ha experimentado un cambio total tras la intervención puesta en marcha por el Ayuntamiento y realizada por este estudio riojano. :: D&R

 

PIE DE FOTO 2: Rodrigo Martínez, Diego Rodríguez y David Rodríguez son los responsables de D&R Ingenieros. :: Juan Marín