AddThis Social Bookmark Button

Cómo echar el cierre a una ‘startup’

España es uno de los mejores ecosistemas europeos para crear una, pero solo el 10% supera los primeros años de vida
José A. González


España se encuentra en el ‘top five’ de los mejores ecosistemas de Europa para incubar una ‘startup’, según un informe de la Comisión Europea. Meses de inversión, búsqueda de una idea innovadora y, sobre todo, continuar con el trabajo más allá de los dos años son los ingredientes de la receta para conseguir sobrevivir en un sector cada vez más saturado.
Wallapop, Wazypark o CartoDB son algunos de los ejemplos más famosos de pequeñas empresas que han crecido y han conseguido convertirse en casos de éxito, incluso en el Viejo Continente.
Sin embargo, según la propia Comisión, España aún no es un mercado maduro para asentar a las nuevas ‘startups’ a pesar de los buenos datos de inversión recopilados en 2016. El pasado ejercicio se recaudaron más de 2.000 millones de euros de inversión a repartir entre 207 empresas. Mientras que la financiación aumentó un 20% en comparación con 2015.
«Sólo uno de cada diez ‘startups’ supera los tres años de vida, mientras que en EE UU, sobreviven una de cada cuatro», declaró la presidenta de Spain Startup, María Benjumea, durante la presentación de un estudio sobre empresas emergentes.
En 2006, antes del inicio del boom de las ‘startups’, Paul Graham recopiló un listado con 18 razones por las que los emprendedores podrían fracasar en su intento empresarial. «Si usted hace algo que los usuarios quieren, es probable que sea bueno», dijo.
Uno de los primeros errores, apunta Graham, es iniciar el camino solo. «¿Alguna vez ha notado cómo algunas empresas exitosas fueron fundadas por una sola persona? Incluso las que piensan que tienen un solo fundador, como Oracle, por lo general resultan tener más», revela.
Muchas ‘startups’ españolas cuentan con un solo fundador, por lo que alcanzar los tres años de andadura profesional es un sueño inalcanzable para muchos que se encuentran en la situación de echar el cierre o seguir intentándolo.

Madrid y Barcelona

En el éxito del negocio influye la idea y también la ubicación elegida. Madrid, Barcelona y Valencia son los tres ‘hubs’ de ‘startups’ más importantes de España.
No obstante, antes de llegar a poner el punto final a la historia, los expertos consultados por Innova+ recomiendan hacer un análisis de los errores cometidos en la aventura empresarial.
Paul Graham realiza un amplio diagnóstico que incluye la mala gestión del equipo, una mala selección del personal o, incluso, elegir el momento menos adecuado para lanzar el producto. «En muchas ocasiones la idea es revolucionaria, pero quizá el mercado no está preparado aún para un negocio así».

Paso a paso

A la hora de cerrar un negocio en España es necesario saldar ciertas deudas con el Estado. Los pagos de ciertos impuestos pueden elevar la factura total a saldar a los 1.200 euros. Por ello, muchos empresarios prefieren mantener sin actividad y sin facturación sus negocios, aunque implique que se tenga que seguir pagando la cuota de autónomos y el impuesto de sociedades, entre otros.
El primer paso es conseguir el acuerdo de disolución de la sociedad. Una vez conseguido es acudir a la Consejería de Hacienda de la comunidad donde está inscrita la empresa y liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
Una vez realizados estos dos primeros pasos, para los que el empresario cuenta con 30 días, es necesario acudir al Registro Mercantil e inscribir el acuerdo de resolución. Esto se solicita justo al mes siguiente de la celebración de la Junta General, en el caso de que la haya, donde se acordó poner fin a la empresa.
Para proseguir con la liquidación y extinción, los responsables de la ‘startup’ han de realizar ante notario el proceso de liquidación, reparto del haber social y escritura pública de extinción. Este paso es obligatorio en la normativa española para extinguir una compañía en todo el territorio. Antes de los treinta días hábiles que establece la Ley desde el otorgamiento de la escritura pública, los administradores han de liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
Realizados estos trámites, se ha de volver al Registro Mercantil Provincial para solicitar inscripción de la extinción de la sociedad y cancelación de asientos registrales. Los siguientes pasos, quizá sean los más caros y son los relacionados con los trabajadores, en el caso de que existan asalariados.
La extinción de los contratos se produce en la sección de Inspección de Trabajo de la Seguridad Social y también en la Tesorería General de la misma para proceder a la baja de los empleados.
Estos son los principales pasos para finiquitar una aventura empresarial. Aunque en el diagnóstico de los problemas aparece casi siempre -según Paul Graham- la desidia de sus fundadores.
Eso es lo mismo que le ocurrió a principios de la década a Sonar. Esta pequeña ‘startup’ se presentaba como una ‘app’ social que mostraba quién estaba cerca de ti a través de diferentes redes sociales. La plataforma permitía también recomendar tiendas o productos personalizados según los gustos del usuario y el lugar en el que se encontraba. Una idea novedosa que llevó a batir descargas y a acumular rondas de financiación. Pero un día desapareció y la explicación la dejó en un post su fundador: «Las ‘startups’ no mueren cuando se quedan sin dinero, mueren cuando sus fundadores las abandonan o no se interesan más por el negocio».