AddThis Social Bookmark Button

El arte de vender una idea en 400 segundos

¿Qué tienen en común un sistema de vigilancia a través del ADN, un asesoría legal on line, un club de debate o una divertida actuación de improvisación? Así, a bote pronto, nada. Pero si los aliñan con 20 imágenes y 20 segundos para explicar cada una de las imágenes, el resultado es la octava edición del Pecha Kucha Night que tuvo lugar anoche en el Circulo Logroñés.

De la mano de la Fundación Riojana para la Innovación, seis nuevos proyectos saltaron al escenario en un encuentro dinámico, atractivo y divertido en el que, una vez más, todas las ideas tuvieron cabida.

Arrancó Juan Osaba con un proyecto de ‘Huellas virtuales’. Con toques de ciencia ficción, Osaba defendió Selecta DNA, un sistema de protección para evitar robos en el que los productos están marcados con ADN químico imborrable que, por un lado, permite identificar objetos robados y asociarlos a su propietario y, por otro, al propio delincuente.

La asesoría legal virtual que presentó Javier Alonso propone a todos los riojanos contar con un abogado de cabecera desde 3 euros al mes en el caso de las empresas y desde 1,5 en el caso de los particulares. Un proyecto encabezado por Inproas Consultores y con el respaldo de Eniac.

La presentación más singular fue la de Ipsofacto improducciones. ¿Preparación? No. Siempre es mejor dejar que la improvisación haga de las suyas para exponer un proyecto que se basa, precisamente, en eso, en improvisar. Al menos es lo que piensan Carlos Rodríguez, Rubén Hernández y Juan Ugarte que proponen infinidad de actividades para todos los públicos con un único elemento en común: la improvisación.

Y si divertida fue la de Ipsofacto Improducciones, no lo fue menos la de Eliseo Sastre y Enrique Pelegrín. Hablar, hablar y hablar… Pero hacerlo bien, demostrando tablas y, si es necesario, recurriendo también a la improviscación. ¿Cómo se consigue esto? Pues con el desarrollo de su Club de Debate, pensado y dirigido para jóvenes de entre 16 y 35 años.

Y las App tampoco faltaron a su cita con el Pecha Kucha. En proceso embrionario tanto The Graffter, presentada por Jorge R. López, como la de Antonio Rabanera, de Funky Whale Games. La primera, se define como “un nueva forma de expresión , que combina el arte urbano los elementos multimedia y la realidad aumentada , para permitirnos crear graffitis, expresar emociones  o transmitir una sensación mediante un dispositivo móvil”. Una idea que cautivó a más de uno de los presentes en el Círculo Logroñés.

Y Fanky Whale promete diversión y entretenimiento móvil a través de juegos diseñados para smartphones y que arrancará con una novedosa aplicación en la que, a través del juego, se podrá crear un pequeño relato.