AddThis Social Bookmark Button

Viviendas adaptadas, inteligentes y sostenibles

Las últimas tecnologías son utilizadas por organizaciones como la Fundación ONCE para que miles de personas tengan acceso a una mejor calidad de vida
Álvaro Romero

Una vivienda accesible o adaptada es aquella que está exenta de barreras en su entorno, posibilitando que personas mayores, con movilidad reducida o alguna discapacidad puedan realizar el máximo número de tareas posibles sin depender de nadie. También tienen en cuenta la seguridad, la comodidad y el diseño, con ambientes personalizados y a la medida.
Tener una vivienda accesible y adaptada supone una mejora considerable en la calidad de vida, no solo para personas discapacitadas. Cualquier familia puede hacer buen uso de las nuevas tecnologías para mejorar su día a día, reducir tiempos, costes y esfuerzos.
La Fundación ONCE está impulsando un modelo de casa adaptada, inteligente, sostenible y accesible, con el objetivo de concienciar a la población, las instituciones públicas y el sector de la construcción de la necesidad de facilitar y mejorar el día a día de los discapacitados. Diseñar y construir pensando en todos es uno de los lemas que quiere divulgar la ONCE, que también pretende involucrar a importantes empresas del sector de las nuevas tecnologías para que trabajen de la mano en busca de soluciones e innovaciones tecnológicas prácticas.
«En el mercado echo en falta inmobiliarias especializadas en casas accesibles, a las personas con discapacidad les cuesta encontrar una vivienda que reúna esas condiciones», afirma Mercè Luz, responsable de Cultura y Ocio de la Fundación ONCE.
El espacio diseñado por ellos fue presentado en el Salón Inmobiliario Internacional de Madrid 2017. Cuenta con el patrocinio de la Fundación ACS, Samsung y con el apoyo del Real Patronato sobre Discapacidad. Actualmente recorre diferentes provincias españolas en el interior de un trailer para que visitantes y curiosos puedan disfrutar de más de medio centenar de productos innovadores que facilitan la vida diaria de las personas en el hogar. Todos ellos se encuentran en el mercado y pueden ser adquiridos.

Una casa rodante

«El objetivo es hacer llegar a la gente todas estas mejoras que tratan de optimizar la calidad de vida consiguiendo mayor independencia y autonomía. Todo lo que hay en la casa trailer existe. Creando una necesidad, los costes se abaratarán», explica Luz. 
Se ha reproducido una vivienda de aproximadamente 100 metros cuadrados con salón, dormitorio, cocina y baño, además de un hall de entrada. En las distintas estancias se distribuyen productos de Samsung, Otis, Ugari Geriátrica, Fama, Elea, Simón y Fermax, además de los diseñados por la ONCE y el grupo de empresas Ilunion.
Entre los avances que pueden disfrutar los usuarios hay alfombras con detección de presencia y la nueva Smart TV de Samsung, que ha recibido el premio CES 2016 Best of Innovation en la categoría de tecnología accesible. También un secador corporal, un armario de almacenaje motorizado, una cocina con encimera regulable y otros utensilios de cocina diseñados para personas con discapacidad visual como balanza, reloj y báscula parlante, o una lámpara de mesa que se enciende con el tacto.
«No se necesitan cambios radicales para adaptar un hogar, a veces pequeños cambios son suficientes, la tecnología y la domótica están haciendo la vida más fácil a todos, especialmente a las personas con discapacidad», indica la jefa del departamento de Cultura y Ocio de la Fundación.

Utilidad del IoT

Sistemas domóticos que permiten accionar y controlar diferentes partes de la casa como puede ser la iluminación, climatización, ventanas, accesos a la casa, sonido, televisores, sensores o la subida y bajada de persianas. Todo ello para maximizar la autonomía personal y la funcionalidad.
«El Internet de las Cosas es básico, el poder programar los electrodomésticos a través del móvil, programar la calefacción, que las persianas bajen o los toldos se replieguen. Todo esto facilita la vida, en un futuro será una necesidad no solo para personas con discapacidad».
La simulación de la vivienda ha seguido, en su diseño, rigurosos criterios de confort, adaptación a las necesidades de sus habitantes, facilidad de uso, seguridad, sostenibilidad y, por supuesto, el de la estética. Con este proyecto, Fundación ONCE muestra las posibilidades de construcción y dotación de mobiliario de una vivienda accesible y sostenible teniendo en cuenta las diferentes situaciones de discapacidad.
«La accesibilidad no está reñida con el diseño, intentamos concienciar al sector de la construcción, arquitectos, diseñadores, fabricantes. Tienen que entenderlo como un nicho de mercado dirigido al 10% de la población, que sufre alguna discapacidad», apunta Luz.

Elementos básicos

La tecnología y la domótica son muy importantes en el día a día de una casa adaptada, cada vez más, por su capacidad para hacer la vida más fácil pero nada tendría sentido sin respetar los elementos básicos. Ejemplo de ello son las dimensiones de pasillos y puertas que permitan la maniobrabilidad y circulación de una persona en silla de ruedas donde las puertas correderas son una buena solución.
«La Fundación ONCE lleva 30 años solidarizándose con personas con diferentes discapacidades y peleando por eliminar barreras. En España queda aún mucho por hacer, Japón por ejemplo nos da mil vueltas, muestran un culto envidiable a la persona mayor y hablan del diseño universal sin obstáculos», dicen desde la organización.
Elementos de carpintería que contribuyan a eliminar desniveles, acabados que eviten deslizamientos y aporten seguridad, suelos sin obstáculos, sistemas que favorezcan a la comunicación en caso de urgencia, accionamientos sencillos y adecuación de la iluminación, agarraderos en paredes situados a la altura correcta, enchufes a la medida, duchas con barras de sujeción, asiento interior y suelos antideslizantes tanto en seco como en mojado, armarios y cajones de fácil acceso libre de barreras, son algunos de los ejemplos de una casa realmente adaptada. Todo esto sin olvidar las zonas comunes que deben seguir los mismos cánones, evitando escaleras y obstáculos.