Aliarse para impulsar el 5G

Washington está intentado persuadir a los proveedores de servicios de telecomunicación en los países aliados para que dejen de usar dispositivos de Huawei. También para que rechacen cualquier nueva tecnología suya, como el caso del despliegue del 5G.

Ha tenido su eco en Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido, donde el gigante asiático no podrá desplegar sus redes. «Bloquear a los competidores no puede hacerte mejor. Creemos que cualquier inquietud sobre la seguridad en Huawei debe basarse en evidencia objetiva. Sin ello, nos oponemos a esas alegaciones», se defiende esta multinacional china.

El último agente de los «Cinco Ojos» -como se llama a estos cinco países-, Canadá, también se enfrenta a presiones. Según James S. Cox, exgeneral canadiense, los cinco se han repartido ya geográficamente su espacio de actuación y Reino Unido se encargará del continente europeo.