Los altavoces inteligentes logran sus propias pantallas

Una persona sigue en su casa una receta de cocina a través de la pantalla de un altavoz inteligente. /Google
Una persona sigue en su casa una receta de cocina a través de la pantalla de un altavoz inteligente. / Google

Se prevé que puedan actuar ya como equipos principales acompañados de otros más pequeños, y también más económicos, en el resto de la casa

A. HERRANZMADRID.

Desde que llegaran a Europa en 2016 (en España lo hicieron el año pasado), los altavoces inteligentes no han dejado de crecer, tanto en oferta disponible como en prestaciones. En 2018 se vendieron 470.000 unidades, según los datos de la consultora IDC, quien prevé que este año rocemos el millón (930.000) para superar el millón y medio en 2023.

La última gran apuesta es incorporar una pantalla, un movimiento «natural», en opinión de Antonio Arantes, analista sénior de IDC. «Es un producto familiar, y no personal como el móvil, lo que permite que tenga muchas más posibilidades, como las videollamadas», explica.

Para este experto los altavoces más económicos funcionan como puerta de entrada, mientras que los que incluyen pantalla acabarán siendo el altavoz principal. «La cocina o el dormitorio son ideales para las pantallas y la gente va a empezar a incluirlos en el resto de las habitaciones y a gastarse más dinero. En el futuro habrá un altavoz con pantalla como dispositivo principal, y en el resto de las habitaciones habrá más pequeños. Todos trabajarán juntos», vaticina Arantes.

En las imágenes promocionales de buena parte de los asistentes con pantalla (como Nest Hub de Google, Echo Show 5 de Amazon o Lenovo Smart Display) ya se muestran lo útiles que pueden llegar a ser estos productos en nuestro cuarto -para revisar el tráfico, el calendario o el tiempo antes de salir de casa-o en la cocina -por ejemplo, para seguir una receta sin manchar un libro y con un tutorial de YouTube-.

Vicky Campetella, portavoz de Google, defiende que productos como Nest Hub son «capaces de responder rápidamente a cualquier consulta que se realice al asistente para internet, reproducir música o ver vídeos de YouTube interactuando tan solo con la voz, pudiendo tener las manos ocupadas realizando otro tipo de tarea». Y actúa como centro de control para todos los dispositivos inteligentes del hogar, «ayudando a gestionar más cómodamente una casa conectada. Bombillas, enchufes inteligentes, cámaras y así, hasta más de 20.000 dispositivos inteligentes compatibles pueden ser controlados a través de la voz».

Pero, ¿por qué se incluye una pantalla cuando el recurso principal que se quiere potenciar es la voz? Fuentes de Amazon comentan a este diario que «estamos en un punto de inflexión» en muchos elementos de la tecnología. «Vivimos en una época dorada de aprendizaje automático y de inteligencia artificial. Todavía estamos muy lejos de ser capaces de que dispositivos hagan las cosas como lo hacen los humanos, aunque estamos resolviendo problemas increíblemente complejos todos los días».

Más naturalidad

Jorge Madrigal, responsable de dispositivos inteligentes de Lenovo en Europa, entiende que la pantalla da un extra de naturalidad en la interacción del usuario con estos altavoces inteligentes. Está convencido de que será a partir de ahora cuando se producirá un aumento en sus ventas.

Tener dispositivos con lenguaje local es clave para que triunfen en un mercado y, al menos en Europa, se repite un claro patrón: el que llega primero logra mantenerse como líder en cuota de mercado. El experto de IDC también considera que, frente a dispositivos que solo emplean un asistente personal (Alexa de Amazon, o Google Assistant), en breve veremos altavoces inteligentes (con y sin pantalla) con dos o más.