APOYO SOLO «DE PALABRA»

Si preguntamos a María Pau Ginebra en qué situación está la ciencia en España, su respuesta es clara: hay gente muy buena, sobre todo teniendo en cuenta los «niveles de financiación e infraestructura muy bajos» de los que disponen. «Tenemos que trabajar en condiciones muy precarias, sobre todo en comparación con Europa», se lamenta, añadiendo que «faltan recursos para proyectos y de personal tras muchos años en los que no se ha incorporado gente», un desfase generacional que le preocupa especialmente.

Sin embargo, esta investigadora espera que, poco a poco, las cosas vayan cambiando. «Lo peor de la crisis ha pasado y el Gobierno tiene que hacer ya una apuesta por la investigación», señala. Aunque «de palabra todos lo hacen», la financiación pública ha bajado durante 10 años. «No hemos salido del agujero», lamenta y, aunque ve «positiva» la creación de un Ministerio de Ciencia, «hay que apoyarlo con dinero».