Asfalto inteligente para vigilar al patinete eléctrico

Asfalto inteligente para vigilar al patinete eléctrico

La Universidad de Granada desarrolla un proyecto que permite tomar el control de un VMP gracias a partículas magnéticas en la carretera

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

Los vehículos de movilidad personal (VMP) se han convertido en un actor más en las calles de las ciudades españolas. La falta de regulación a nivel nacional ha provocado un vacío legal en muchas ciudades donde los patinetes circulan por aceras y por asfalto sin vigilancia.

Un nuevo protagonista en el caos de las ciudades que se ha saldado con cinco fallecidos en 2018 y un total de 203 accidentes, según datos de la Fiscalía General del Estado, provocados por conductores en patinete eléctrico.

Estos dispositivos, privados y compartidos, alcanzan desde los 30 kilómetros por hora hasta más de 80 km/h en algunos casos. Investigadores de la Universidad de Granada han tratado de poner remedio a esta problemática.

Su investigación se ha centrado en la construcción de un asfalto inteligente capaz de comunicarse con los VMP para mejorar la seguridad en las ciudades. Bajo el marco de las ciudades inteligentes, este proyecto permite indicar a los patinetes cuándo es necesario reducir la velocidad e, incluso, apagar el motor.

Este reto centrado en el desarrollo de las carreteras codificadas se centran en distribuir bajo el asfalto y aceras diferentes cantidades de material metálico. Con este simple gesto, los investigadores crean un código capaz de leer cómo funcionan los patinetes y otros VMP.

Este sistema es el encargado de hablar con estos vehículos y así las autoridades pueden conocer en tiempo real información sobre la utilización de los patinetes eléctricos, por ejemplo. Además, este avance permitiría, como anuncian los investigadores de la Universidad de Granada, controlar la velocidad del vehículo, incluso, desconectarlo.

La investigación desarrollada en Granada ha contado con la colaboración de distintos departamentos de la universidad nazarí. El proyecto cuenta con la firma del Laboratorio de Ingeniería de Construcción con el estudio de Fernando Moreno Navarro y María del Carmen Rubio Gámez. A ellos se le ha sumado Guillermo Iglesias Salto, del departamento de Física Aplicada de la Universidad de Granada, y juntos han conseguido utilizar materiales magnéticos y su aplicación en asfaltos inteligentes que modifican sus propiedades con campos magnéticos externos.

Carreteras inteligentes

La Universidad de Granada es una de las contadas instituciones públicas que trabaja en el futuro de las carreteras. El objetivo es crear mejores infraestructuras para los ciudadanos, desde transporte público, pasando por ahorro energético, sostenibilidad o eficiencia en todos sus aspectos. Con más de cinco publicaciones científicas conjuntas en revistas de alto impacto y dos patentes sobre asfaltos Mecanomutables (PCT/ES2014/071002) y sistemas de seguridad en pavimentos (P201631096).

Los investigadores granadinos trabajan en el desarrollo de compuestos para adaptarse a los nuevos vehículos inteligentes que llegarán a los asfaltos del futuro más cercano. Estos nuevos compuestos son capaces de modificar sus propiedades o transmitir información a través de la acción de campos magnéticos.

Estos materiales están compuestos por una matriz bituminosa cuyas micro partículas magnetizables « pueden ser activadas en mayor o menor medida mediante la acción de diferentes intensidades de campo magnético», apuntan.

La comunicación con coches autónomos y la guía de estos vehículos son la clave en el despliegue del transporte sin conducción. De momento, ese despliegue inteligente alcanza hitos intermedios como los llamados asfaltos verdes que desarrolla la española Repsol que incorpora polvo de rueda de neumático usado al pavimento. «Sólo en España, esta tecnología permite reutilizar más de 10.000 toneladas de neumáticos al año y construir con ellas carreteras mucho más seguras frente al aquaplaning (hidroplaneo)».

Temas

Fri