Cuando las pruebas de audición te permiten ir hasta el espacio y más allá

Un módulo del proyecto Audionautas con logos de la NASA. /R.C.
Un módulo del proyecto Audionautas con logos de la NASA. / R.C.

A. H.MADRID.

Los hospitales pueden ser lugares muy fríos e inhóspitos, muy poco agradables especialmente para los más pequeños de la casa. A ello se unen los nervios habituales al hacerse determinadas pruebas. Sin embargo, aplicando el ingenio, la empatía y la psicología, junto a un pequeño esfuerzo económico, podemos convertirlos en un espacio más acogedor e incluso divertido, haciendo que esos trámites pasen a ser algo mucho más llevadero.

Eso lo que han logrado en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza a la hora de que los niños tengan que someterse a determinadas pruebas para comprobar si padecen algún tipo de sordera. Para ello la idea innovadora consistió en acometer la transformación de las salas donde se llevan a cabo estas pruebas, hasta convertirlas en todo un proyecto espacial en el que los niños viajan por el espacio mientras los profesionales comprueban sus destrezas auditivas.

Según los responsables del proyecto, que ha sido bautizado como Audionautas, gracias a esta innovación que convierte a los niños en astronautas del sonido (o audionautas) se pueden obtener resultados en menor tiempo, de una manera más fácil y entretenida para los niños, ya que las cabinas de estudio se han transformado hasta ser un divertido parque infantil.

Además, al hacer del lugar de estudio médico un sitio agradable y entretenido para los pacientes, los menores se muestran más dispuesto a colaborar con los profesionales sanitarios. Algo que se traduce no solo en una mayor facilidad a la hora de realizar estas pruebas, sino en que incluso los propios profesionales están más tranquilos y pueden realizar su labor de una forma más sencilla, empleando además menos tiempo y, por tanto, ganando en rentabilidad y rapidez.

Es un claro ejemplo de la humanización de la medicina. Además, los responsables de la idea de Audionautas afirman que hay otros beneficios de este tipo de innovaciones, como permitir y fomentar la participación tanto social como empresarial en el funcionamiento de la Administración sanitaria, de manera que todos se sienten más partícipes y haya una implicación mayor en su gestión y mejora.