Barcelona estrena uno de los circuitos más avanzados para coches autónomos

Uno de los controles de medición del circuito, de cero emisiones contaminantes. :: /R.C.
Uno de los controles de medición del circuito, de cero emisiones contaminantes. :: / R.C.

Cellnex despliega las infraestructuras y la tecnología de una instalación de 800.000 metros cuadrados que, además, será especialmente eficiente en su consumo energético

A. HERRANZ

Coches que se conducen solos. Que son capaces de comunicarse con otros vehículos en la calzada. Que reconocen las señales del tráfico y las inclemencias meteorológicas. Que detectan la presencia de peatones. Que se anticipan a lo que ocurre unos kilómetros más delante y las consecuencias que eso puede tener para su conducción o ruta. Las expectativas sobre los vehículos autónomos del futuro son muchas y variadas. Pero, antes de que lleguen de verdad a las calles, habrán de someterse a muchas y variadas pruebas.

Parte de ellas se están realizando en el Circuit Parcmotor Castellolí, una superficie de más de 800.000 metros cuadrados situado a 35 minutos de Barcelona. Las instalaciones no solo cuentan con diferentes pistas donde se pueden realizar desde carreras de coches o motos a eventos y ocio particular en diferentes deportes de motor, sino que también están equipadas tecnológicamente y diseñadas con eficiencia energética.

80
campos de fútbol sería casi la extensión que podría ocupar el circuito conectado desarrollado por Cellnex a media hora de Barcelona.

Las infraestructuras y la tecnología del circuito ha sido desplegada por Cellnex Telecom. Con ellas, se pretende que todos los implicados en el desarrollo de la movilidad del futuro puedan tener aquí un banco de pruebas. Además, afronta el reto de una gestión energética eficiente, ya que toda la infraestructura se autoabastece mediante energía eólica y/o solar.

Precisamente la eficiencia energética es uno de los puntos fundamentales en el desarrollo del vehículo autónomo, Los equipos desplegados en las carreteras deberán consumir lo mínimo posible, ya que una gran parte de las vías no está electrificadas. Y, cumpliendo con los objetivos de la descarbonización de la economía, el uso de fuentes renovables es una máxima en estos desarrollos.

Alta definición

El nuevo circuito consta de conectividad de banda ancha y red inalámbrica que ofrece cobertura en todo el recinto. El trazado cuenta con cámaras de alta definición para el seguimiento de los vehículos en pista y unidades embarcadas en los propios vehículos para la transmisión de datos de telemetría, vídeo y voz.

Asimismo, se ha desplegado una red de IoT (el internet de las cosas), basada en tecnología LPWA Sigfox y con capacidad de gestión y análisis de datos. Los nodos de emisión también son de cero emisiones y están equipados con placas solares para que puedan abastecerse de energía.

Así, pueden conocerse en tiempo real todos los datos y lo que ocurre, tanto dentro el vehículo autónomo como en la pista. Y hacerlo, además, desde cualquier parte del mundo. Parcmotor también servirá para pruebas en el desarrollo de soluciones tecnológicas ITS asociadas al 5G (Intelligent Transport Systems), especialmente en el ámbito de las comunicaciones vehículo a vehículo (V2V) y del vehículo con la infraestructura (V2I). Es el primer paso para su implantación progresiva.