Como en casa, en ningún lado

Control domótico desde la tablet. /L.R.
Control domótico desde la tablet. / L.R.

La innovación permite una vida más cómoda en los hogares

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Reza el dicho popular que como en casa no se está en ningún lado. Esa frase ha resultado válida desde tiempos inmemoriales, pero quizás ahora goce de mucho más sentido gracias a la innovación. Ésta ha permitido que la vida en los hogares sea mucho más cómoda que antes merced a la aparición de tecnologías impactantes, nuevos materiales y herramientas que permiten un control de lo que sucede en la vivienda incluso cuando el usuario no se encuentra dentro de ella.

La tecnología forma parte esencial de ese avance y así se plasma en aspectos tan importantes como el de la seguridad. Los usuarios tienen muchos instrumentos a su alcance para acceder a nivel remoto a lo que está sucediendo en su casa y, además, muchos hogares ya tienen instalados sistemas como la videovigilancia CCTV, sensores de movimiento o lectores de llaves electrónicas.

La inteligencia artificial o la robótica van a hacer (o incluso están haciendo ya) que el modo de entender un hogar cambie. Rutinas como la de acudir al termostato a diario para controlar la temperatura de la calefacción cuando el frío aprieta pueden desaparecer. Además, ya no será necesario estar en casa para saber que el lavavajillas ha terminado de fregar los platos del día o que la lavadora ha concluido ya con sus funciones. No. Existen aplicaciones que dan cumplida información de todos esos aspectos diarios y que incluso detectan alguna anomalía como que la puerta de uno de los electrodomésticos esté abierta.

La tendencia es, por lo tanto, a la automatización inteligente de la vivienda. Un hecho que permite, por ejemplo, una gestión del consumo energético de los hogares o programar tareas de forma automática. Se puede, desde establecer a qué hora se deben subir y bajar las persianas o a partir de qué temperatura el aire acondicionado debe empezar a funcionar. Casi todo se puede controlar a través del móvil.

En cuanto a los productos, los expertos hablan de una revolución que aún no está totalmente implantada, pero que no tardará mucho en llegar. Desde frigoríficos que son capaces de determinar qué alimentos hay que reponer hasta espejos que controlan el peso, el porcentaje de grasa o la altura de aquél que se sitúa frente a ellos. La tecnología estará presente en todas las estancias.

Pero la innovación va mucho más allá que el empleo de las nuevas tecnologías para hacer del hogar un lugar más confortable y seguro. También se pueden hacer cosas nuevas para las viviendas investigando en otros aspectos como los materiales. Y un claro ejemplo de esto es la empresa riojana Fiora, especializada en mobiliario de baño. Gracias a ese proceso han podido sacar al mercado productos como los platos de ducha ELAX o avanzar en el uso de materiales como el poliuretano. Y sin dejar al lado otro de los aspectos que más valoran los ciudadanos a la hora de dejar la casa a su gusto: el diseño.

Todos esos elementos (materiales nuevos, diseños avanzados y el empleo de las nuevas tecnologías) están haciendo ya que la configuración de los hogares esté variando. Y por lo que comentan los expertos está evolución va a tener mucho más recorrido en los próximos años para hacer así más real esa frase que dice que 'como en casa, en ningún sitio'.