DESPOBLACIÓN Y BANDA ANCHA: UNA DECISIÓN POLÍTICA

FRANCISCO POLO. - SECRETARIO DE ESTADO PARA EL AVANCE DIGITAL

Desde que tomé posesión como secretario de Estado, en junio de 2018, son muchas las personas, empresas y otras autoridades que me han preguntado cuándo llegará la banda ancha a uno u otro rincón de nuestro país. Comprendo y comparto su interés. La falta de buenas redes de telecomunicaciones es una de las causas de la despoblación que sufre la España rural. La conectividad hace posible el acceso a servicios y herramientas que son fuente de productividad. También brinda a las personas la oportunidad de trabajar a distancia, de montar su propio negocio digital o de hacer más competitivo su negocio local.

Tenemos que elegir entre una España que concentre todos sus esfuerzos en unas pocas grandes ciudades y una España cohesionada. Una España en la que el Estado se enfoque allí donde no llega la iniciativa privada. Y un Estado que no deje a nadie atrás.

Apostamos por este segundo modelo. Como Gobierno, tenemos la obligación de procurar reducir la desigualdad en España. La brecha territorial es, de hecho, una de las desigualdades más importantes.

Dicho esto, España es uno de los países con mejores redes de telecomunicaciones. En zonas rurales, el 99,5% de los ciudadanos tiene acceso a una red móvil 3,5G, y el 87% a una red 4G. Más trabajo queda por delante en el despliegue de conexiones fijas de internet. Según las últimas cifras oficiales, el 71,7% de los habitantes de pequeños municipios disfruta de una red de banda ancha. Nuestro compromiso es que el 100% de los españoles y las españolas tengan acceso a banda ancha en los próximos años. Para ello combinamos varios programas públicos.

Uno de ellos es el Plan PEBA, con el que esperamos llevar la fibra óptica a más del 95% de la población antes de 2022. Además, en otoño aprobamos la obligación de que los operadores garanticen que, antes del 1 de enero de 2020, el 95% de los ciudadanos de municipios con menos de 5.000 habitantes tengan acceso a una red de más de 30 Mbps.

Pero la apuesta por una España cohesionada va más allá del despliegue de redes. Sobre esa infraestructura será necesario desarrollar ámbitos como la formación en habilidades digitales, para que todo el mundo tenga la oportunidad de desenvolverse en la nueva economía. Para crear, en definitiva, una verdadera «Nación Emprendedora».

El problema de la despoblación exige decisiones políticas valientes. Decisiones sobre el tipo de país en el que nos gustaría vivir. Yo creo en una España con más y mejores oportunidades gracias a la digitalización. Construyamos esa España.