Los emprendedores españoles que sorprendieron al CEO de Apple

Dos niñas trabajan con los materiales para aprender inglés creados por la joven empresa Lingokids. :: /R.C.
Dos niñas trabajan con los materiales para aprender inglés creados por la joven empresa Lingokids. :: / R.C.

Una app española para aprender inglés cuenta con más de 7 millones de usuarios

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

Un día, esa fue la visita relámpago de Tim Cook, CEO de Apple. Un viaje exprés que le llevó al kilómetro cero de España, a la Moncloa con Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y a dos pequeñas reuniones con emprendedores españoles.

Una de ellas fue con Lingokids. A pesar de su nombre no es una editorial ni británica ni estadounidense, tiene raíces españolas. En poco más de dos años, Cristóbal Viedma, fundador de la app, ha pasado de enseñar inglés a su sobrina a reunirse con el CEO de Apple. «Nos halaga enormemente haber sido seleccionados por Apple entre todos los proyectos de apps interesantes que salen en España para presentarle Lingokids a Tim Cook», comenta Viedma.

Pero, ¿por qué esta aplicación para aprender inglés? «Hemos encontrado un nicho: aprendizaje de inglés para niños en edades tempranas, en el cual existe una demanda importante en todo el mundo», señala Viedma.

En la actualidad, Lingokids cuenta con más de 7 millones de familias en la plataforma en más de 190 países. «Hemos trabajado muy duro para ser los mejores en ese nicho, buscando a los mejores profesionales, creando los mejores contenidos, desarrollando la mejor plataforma tecnológica y teniendo mucha, mucha pasión por nuestro trabajo», apunta el fundador de la plataforma.

Nacimiento

El nacimiento de la plataforma de aprendizaje recuerda a las famosas historias de las grandes de Silicon Valley, aunque este recuerdo es más familiar.

Un estudio de la Universidad de Cambridge revela que la gran mayoría de los niños españoles, nueve de cada diez, ejercitan el inglés en casa. Y esto es lo que pasó en el hogar de los Viedma. «Mi hermana Marieta me pidió que empezara a enseñar inglés a mi sobrina de dos años».

Los niños españoles de dos a seis años, según Cambridge, utilizan los dibujos animados y las canciones para practicar el idioma de Shakespeare. Sin embargo, a la pequeña sobrina de Cristóbal Viedma «le aburría todos los recursos online» que encontraba su tío. «Por eso, ambos pensamos que podíamos ser nosotros quienes creáramos eso que buscábamos, una plataforma web con contenidos específicos para que niños en edades tempranas aprendieran inglés de forma atractiva y entretenida», añade.

Aporte de calidad

Así se llega a febrero de 2016 y un acuerdo con Oxford University le proporciona el primer empujón a la plataforma que llega a un mercado saturado, pero con el objetivo de «ofrecer un servicio de calidad a aquellos padres que deseaban introducir a sus hijos más pequeños en el aprendizaje del inglés, a través de una herramienta sencilla e intuitiva, con un coste apto para cualquier bolsillo», explica el creador.

Aprendizaje audiovisual

Un método que está estructurado en diferentes lecciones con profesores reales y en distintos formatos «como videos y canciones con personajes animados, juegos y ejercicios de escritura». Además, cada lección incluye informes de progreso semanales, como material adicional para imprimir y reforzar el contenido aprendido. «Queremos hacer que esto sea posible para cualquier familia, para que todos los niños puedan mirar hacia el futuro en igualdad de condiciones», recuerda Viedma.

Un modelo que cuenta con varios planes de suscripción. Desde el básico hasta el unlimited pasando por el premium, estos dos últimos con pago por suscripción. Permiten el aprendizaje de inglés online con clases en tiempo real por videoconferencia, de forma individual o grupal. Unas clases «dirigidas por profesores nativos», explican en su web.

Intuitivo y barato

Además del acceso offline a los contenidos para aprender en todo momento a través de «una herramienta sencilla e intuitiva, con un coste apto para cualquier bolsillo, con la que pudieran hacer que sus hijos aprendieran inglés a su ritmo, en cualquier momento y desde cualquier lugar», relata Viedma. Un precio que ronda los 65 euros al mes.

Proyecto que les ha llevado durante el mes de abril a convertirse, casi de forma consecutiva, en la app de la semana en la App Store como en Google Play. Un mercado donde compiten con dos gigantes: la estadounidense ABC Mouse y la china VIPKid. «Nosotros hemos querido dirigirnos a niños entre 2 y 8 años», puntualiza.

 

Fotos

Vídeos