Amazon: Del comercio electrónico y el negocio de los libros a entrar en las finanzas

J. A. G. MADRID.

Otra de las grandes tecnológicas de EE UU con licencia para operar, en términos bancarios, es Amazon. Expedida en Luxemburgo -el recurso habitual de estas firmas es entrar a través de Estados europeos con presión fiscal reducida-, la compañía de Jeff Bezos ha realizado con ella varias incursiones en el sector financiero.

Amazon Pay permite a sus clientes pagar productos en sitios de terceros sin tener que volver a cargar la información de su tarjeta de crédito. Además, el gigante del 'e-commerce' ha realizado préstamos por más de tres billones de dólares a pymes que venden en su plataforma desde 2011.

El último servicio ofrecido por Amazon es la disposición de una tarjeta de débito llamada Amazon Cash, que permite a los consumidores agregar efectivo a una billetera propia de la compañía y comprar artículos en la red sin una tarjeta concreta. En Estados Unidos, más de 33 millones de personas usan ya este sistema de pago.

El banco de pruebas del gigante del comercio electrónico se encuentra en India y en México. En el primero ha extendido su servicio de recogida de efectivo a domicilio mediante esa billetera digital, a la vez que ha invertido en nuevas empresas como Emvantage Payments y BankBazaar. Y en México tiene otro servicio de pago en efectivo destinado a competir con las tarjetas.