Iberdrola dispara su inversión en innovación y digitalización

Una de las instalaciones marinas de generadores de energía eólica del grupo Iberdrola. :: r. c./
Una de las instalaciones marinas de generadores de energía eólica del grupo Iberdrola. :: r. c.

La eléctrica destinará 4.800 millones desde 2018 a 2022 para proyectos que introduzcan la tecnología digital en renovables, redes inteligentes y soluciones adaptadas a los clientes

ISAAC ASENJO

madrid. La innovación es una variable estratégica para Iberdrola y también la principal herramienta para garantizar su sostenibilidad, eficiencia y competitividad.

Su Plan de Innovación 2018-2022 responde a tres vectores fundamentales del proceso de transformación que vive el sector energético -descarbonización, avances tecnológicos y una mayor conectividad del consumidor- y ofrece oportunidades a los principales negocios de la compañía, hacia donde orienta asimismo su capacidad innovadora: más renovables, más redes -estructuradas e inteligentes- y más soluciones para el consumidor.

Más

En 2018, la compañía invirtió 267 millones de euros en I+D+i, un 8,5% más que el ejercicio anterior. En los últimos diez años, este volumen ha crecido casi un 240%, convirtiéndola en la energética española más innovadora y la tercera de Europa. Tras destinar 5.600 millones de euros a innovación hasta 2017, Iberdrola continúa su apuesta por la transformación digital e invertirá 4.800 millones entre 2018 y 2022.

Las inversiones en innovación en renovables han ido dirigidas, hasta ahora, a la mejora de la eficiencia y los costes de operación y mantenimiento en parques eólicos; junto a los avances en la integración de las renovables, con el desarrollo de baterías y la innovación en nuevas instalaciones eólicas marinas.

La compañía aplica tecnologías innovadoras, como los drones, para la operación y mantenimiento de infraestructuras energéticas de difícil acceso, por ejemplo, aerogeneradores, líneas de alta tensión, presas de centrales hidroeléctricas y torres de telecomunicaciones. Asimismo, aplica realidad aumentada a desarrollar más la gestión de activos y la analítica avanzada para la mejora de la operación y mantenimiento. Un ejemplo es el proyecto Romeo para el desarrollo de nuevos modelos y herramientas en la detección temprana de fallos con el empleo de avanzadas técnicas de 'big data'.

Digitalización de la red

El resto de inversiones en innovación se han dirigido a implantar redes inteligentes, la digitalización del sistema y el diseño de soluciones inteligentes para el cliente, con el desarrollo de nuevos productos basados en 'data analytics' como 'Energy Wallet' y 'Planes a tu medida'.

Sin redes no hay ni transición energética, ni renovables. Con una inversión de 2.000 millones de euros, la compañía las ha digitalizado, instalando cerca de 11 millones de contadores inteligentes y modernizando la infraestructura que los soporta. Adaptando, además, 90.000 centros de transformación, a los que ha incorporado capacidades de telegestión, supervisión y automatización.

El despliegue de la red eléctrica inteligente de Iberdrola -que va unido al desarrollo de nuevas aplicaciones- va a permitir, entre otras iniciativas, avanzar en el desarrollo de las 'smart cities', incorporando la «traza neuronal» de la red para ofrecer un mejor servicio al ciudadano. «Es -apuntan desde la compañía- un cambio de paradigma, en el que las redes inteligentes aportan más y mejor información, permitiendo optimizar los gastos en los servicios municipales y el ahorro y la eficiencia energética de las ciudades. Iberdrola en este ámbito se centra en cuatro áreas: la movilidad eléctrica, las infraestructuras de redes, la eficiencia en el uso de la energía y también la sensibilización ciudadana.

A LARGO PLAZO

267 millones de euros invirtió la eléctrica española en 2018 en la eólica 'offshore' y en redes inteligentes, además de en nuevas soluciones para el consumidor, lo que suma un montante total de 1.000 millones de euros en el último lustro.