La pyme española saca pecho, pero alerta: «Preserven liquidez»

Una pequeña tienda de ropa en plena campaña de rebajas./O.Chamorro
Una pequeña tienda de ropa en plena campaña de rebajas. / O.Chamorro

Las pequeñas y medianas empresas esperan crear 713.000 puestos de trabajo este año «si se logra financiación», algo que precisan más del 36%

J. A. GONZÁLEZ

En medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, sorteando las voces que alertan de una desaceleración económica mundial, la economía española parece olvidar el ruido exterior y el pasado trimestre se anotó su mejor crecimiento desde 2017, al expandirse un 0,7%.

El entorno macroeconómico es positivo, aunque siempre hay un pero. «Pese a que la facturación media de las pymes ha aumentado en los últimos tres años, las perspectivas de crecimiento a corto plazo muestran un retroceso, lo que viene a confirmar la ralentización económica. Además, hay una serie de elementos que preocupan a nuestras empresas como el 'brexit' o la desaceleración alemana», alerta Antonio Couceiro, presidente de a Confederación Española de Sociedades de Garantía, SGR-Cesgar.

El tejido empresarial español está formado en su inmensa mayoría por pymes, el 98%; son el motor de la economía y están preocupadas. Y Cesgar les aconseja «que preserven su liquidez porque no sabes lo que te va a pasar».

Una voz de alarma que se refleja en el crecimiento de la facturación de las pequeñas y medianas empresas. A corto plazo, cuatro de cada diez esperan que su facturación aumente durante este ejercicio. Pero lo más importante, alerta el presidente de Cesgar, es que «crece el porcentaje de las pymes que prevén decrecer»,

No obstante, en general mantienen cierto optimismo a pesar de las alertas pues seguirán generando puestos de trabajo los próximos ejercicios. Las previsiones apuntan a la creación de 713.000 puestos de trabajo, eso sí con un pero: «solo si se logra la financiación que necesitan», apunta el VIII Informe sobre Financiación de la Pyme en España de Cesgar. De hecho, un 36,5% confiesa que el pasado ejercicio necesitó financiación, frente al 31,3% de 2017.

Siete de cada diez destinan esos fondos a su operativa rutinaria. Otro tercio dedica la financiación externa a inversión para mejorar o actualizar sus equipos de producción, mientras que un exiguo 8% la aplica en actividades de tipo inmobiliario.

Expansión estancada

Pero la expansión internacional y también la nacional siguen estancadas, según el informe de la Confederación Española de Sociedades de Garantía. Tan solo el 0,7% de las pymes nacionales dedica la financiación a abrir su negocios a nuevos mercados.

La alerta sobre la necesidad de fondos coincide con un aumento en la facilidad del acceso de las pymes al dinero. Según datos de Cesgar, la situación actual es mucho mejor que hace dos ejercicios. En 2016, el 37,5% de las pymes decía no encontrar problemas para acceder al dinero con el que financiar sus negocios, ahora esa cifra está a punto de ser doblada con el 65,4%.

Sin embargo, el escenario de facilidad en el acceso a la financiación bancaria se confirma en todas las demás condiciones. Así, un alto porcentaje de pymes (84,1%) obtuvo el 100% de la financiación solicitada, mientras que para el 22,8% el coste de la misma resultó mayor al esperado y en el 10,4% de los casos los plazos de devolución fueron sido inferiores a los deseados.

Pero el obstáculo más importante que se encuentran estas compañías «es la falta de garantías solicitadas, seguido del precio de la financiación», se apunta en el VIII Informe sobre Financiación de la Pyme en España.

La banca es la principal fuente de financiación de las pymes, siendo un 68,5% las que vienen recurriendo a este recurso. En promedio, no obstante, esas aportaciones externas supusieron un 3,9% de sus ingresos totales en 2018.

Le sigue en importancia el precio de la financiación, que es identificado como su principal problema por el 13,9% de las pymes, un valor también muy inferior al de 2017 y 2016. Por su parte, también se reduce el número de empresas que destaca la falta de financiación disponible en el mercado financiero (2,8%) y otros obstáculos (3,5%).

Más facilidades

También sube el porcentaje de empresas que considera que la banca no comprende adecuadamente sus negocios (del 4,3% en 2017 al 6,3% en 2018). Aún así, «en líneas generales, estos resultados indican una mayor facilidad en el acceso de las pymes a la financiación, especialmente respecto a la situación observada en los dos últimos años», destacan desde Cesgar.

Las pymes que afirman haber realizado actividades de innovación también se han reducido desde el 20,1% en 2016 hasta el 16,8% en 2018. «Este comportamiento se ha encontrado también en estudios sectoriales recientes», destaca el informe de la Confederación Española de Sociedades de Garantía.

En el año 2018, se estima que estaban operativas 3.593.369 pymes en España, unas 55.000 más que en 2017. En el último año se mantiene su grado de concentración en los servicios. Las ramas de comercio y servicios (personales y a empresas) concentran la mitad de ellas, 25,1% y 23,9% respectivamente.

También destaca el aumento del número de pymes en la rama de servicios a las empresas y en el sector de educación, sanidad, cultura y deporte, con 19.266 y 12.365 empresas más respectivamente que hace un año.

En términos relativos, el mayor incremento se observa en el sector de telecomunicaciones y sociedad de la información, donde crecen un 5,9% respecto al año anterior. Por el contrario, comercio y servicios personales pierden 4.434 pymes respecto a 2017 y agricultura cerca de 800.

de las pymes afirma no haber tenido problemas en 2018 para obtener financiación externa, casi el doble que hace doce meses.

de las pequeñas y medianas empresas obtuvo el 100% del dinero que pidió el año pasado a la banca, según datos de Cesgar.

Temas

Ccpyme, Paro