«El zapato con alzas hace magia»

Antonio Fagundo llama a las empresas arnedanas a posicionarse en Internet y fomentar los canales de comercio electrónico. :: E.p./
Antonio Fagundo llama a las empresas arnedanas a posicionarse en Internet y fomentar los canales de comercio electrónico. :: E.p.

Antonio Fagundo, creador de un tipo de calzado que añade 7 centímetros

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja acogió ayer una edición más de 'Future footwear', la jornada organizada por la Fundación Riojana para la Innovación, Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja y la Federación de Empresarios de La Rioja, que abordó los temas de innovación claves para el sector. Entre los ponentes, Antonio Fagundo expuso las claves del comercio electrónico desde su marca, MásAltos.com.

-¿Cómo nació su calzado para caballero con alzas?

-Es una evolución del calzado ortopédico. Es un zapato normal que tiene integrada dentro el alza, que permite subir 7 centímetros de altura. La idea surgió a partir de una lesión de mi padre cuando vivía en Alemania, una tendinitis que le obligó a llevar zapato ortopédico. Entonces conoció este tipo de calzado, más estilístico y elegante. Y pensó que podía funcionar en España. Lo habló con mi madre y se lanzaron a vender zapato con alzas a través de correspondencia. Y desde el principio tenían en mente venderlo al extranjero.

«Entre nuestros proveedores riojanos buscamos de todo: materiales y diseño»

-¿Quién viste este calzado?

-Vendemos más de 15.000 pares al año. Y el 95% es por internet, porque solo tenemos una tienda física, en Sevilla. Lo compra desde la persona baja que quiere más altura al hombre que se va a casar y su novia lleva gran tacón... Y también hay mujeres que lo utilizan.

-¿Qué da, estética o confianza?

-Todo. Añade un enorme componente de autoestima. Hace magia: a los segundos de ponértelo, eres siete centímetros más alto, pareces más estilizado o más delgado. Hay gente que se lo pone para una cita o para una entrevista de trabajo.

-Tienen proveedores en La Rioja. ¿Qué buscan?

-De todo: materiales nuevos, con mejor diseño, que puedan personalizarse y pesen poco. La tradición zapatera es enorme, hay todo tipo de productos y, además, tiene el Centro Tecnológico del Calzado, que hace una labor brutal en innovación y desarrollo. Pero me he dado cuenta de que los asociados no utilizan mucho sus recursos.

-En estos tiempos, el comercio electrónico parece la ruta...

-La empresa nació en 1993. Un año después, en marzo de 1994, gracias a la experiencia alemana, mi padre puso una página web. Somos la más antigua de Andalucía. A raíz de esa web, la gente nos buscaba, contactaba y hacía pedidos. Empezamos con la venta por catálogo y el cuerpo ya nos pedía salir de nuestro barrio. En 1996 entraron los primeros pedidos del extranjero, a través de correo electrónico. Esa página nos daba gran visibilidad, y vimos el enorme potencial que teníamos fuera.

-¿Cuáles son las claves para una estrategia comercializadora?

-Que una persona desde Australia pueda comprarte es una gran herramienta. Pero tienes que aparecer cuando te está buscando, tienes que saber cómo te buscan vía el posicionamiento en Internet, en las redes, publicidad... Además, nosotros damos servicio al cliente en ocho idiomas. Que un nativo alemán o ruso atienda genera confianza, posiciona en esos países y fideliza. Pero no solo es vender en internet... es el conjunto. De hecho, cada vez tendemos a más 'e-commerce' y tienda física.