'Fake news', un hervidero de ciberataques con doble peligro

Las noticias sensacionalistas y los bulos también pueden ser la puerta de entrada para los virus informáticos

I. ASENJO

Lo confirma la ciencia: las 'fake news' se extienden más rápido que la verdad. Enganchan, generan más interacción y se comparten aún más. Un simple 'tuit' o 'whatsapp' puede causar estragos con solo unos pocos caracteres y la velocidad de vértigo a la que las historias pueden viajar por internet.

Este tipo de noticias sensacionalistas, los rumores y los bulos no sólo contribuyen a la 'intoxicación' de los usuarios, también pueden ser la puerta de entrada para ataques informáticos de 'spam' por 'email' o mensajes SMS, campañas de 'phishing' o 'malware'. Este tipo de informaciones suele compartirse de forma masiva en las redes sociales, lo que permite a los 'hackers' alcanzar a un gran número de víctimas.

La veterana firma de seguridad informática McAfee acaba de advertir sobre esta nueva fuente de ciberataques del entorno 'online'. La plataforma de mensajería WhatsApp también ha establecido nuevas reglas, y en su batalla contra el 'spam' y la desinformación, solo deja reenviar ya cinco veces un mismo mensaje.

Un estudio del instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en EE UU, analizó 126.000 historias difundidas vía Twitter entre 2006 y 2017, con más de 4.5 millones de 'tuits' de unos 3 millones de personas. El equipo utilizó evaluaciones de seis organizaciones independientes de verificación de datos para clarificar su verdad o falsedad, estimando que existen unos 48 millones de 'bots' (programas que replican de forma mecánica los 'tuit') en esa red y 60 millones en Facebook.

Para los expertos, las 'fake news' tienen un 70% más de probabilidades de ser replicadas. Los cibercriminales aprovechan la facilidad con la que los usuarios comparten 'fake news' para infiltrar amenazas y hacerse con datos personales y bancarios, o su historial de navegación, con el objetivo de sacar rédito económico.