Las falsas imágenes de famosos asaltan las webs de vídeos

J. A. GONZÁLEZ

Las bondades de la inteligencia artificial saltan a diario a la prensa. Hazañas en videojuegos, reconocimiento facial, resolución de complicados problemas matemáticos, pero existe una cara B.

Los 'deepFakes' protagonizan cada vez más páginas web y minutos de vídeo. Estos contenidos audiovisuales combinan el 'deep learning' o inteligencia artificial para crear un vídeo que reproduce la realidad, pero al final es falsa.

Su última 'obra de arte' es un vídeo que fusiona el cuerpo y voz de Jennifer Lawrence con la cara de Steve Buscemi, dos estrellas de Hollywood. Un trabajo basado en el humor, pero que deja patente el potencial de esta tecnología y la expansión sin límites de la desinformación.

El creador del vídeo ha revelado que lo ha hecho mediante una herramienta gratuita y guiándose con vídeos de YouTube. En realidad, está al alcance de una aplicación de móvil.

El origen está en uno de los centros donde, dicen los expertos, nacen la mayoría de noticias falsas: Rusia. FaceApp permite modificar automáticamente la cara de cualquier para agregar una sonrisa, agregar o restar años o intercambiar sexos. Es como el famoso Photoshop de Adobe al alcance de la mano y, sobre todo, del móvil.

La Universidad de Stanford ya demostró a través de Face2Face, un programa de intercambio de caras, la facilidad para manipular secuencias de video y que las expresión facial de una persona coincida con otra captada con una cámara.