Freno a las amenazas globales

:: l.r./
:: l.r.

El sector de servicios de ciberseguridad, ante los desafíos digitales

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

El mundo vive interconectado de una forma extraordinaria. Las tecnologías de la información han dotado a nuestro día a día de herramientas y facilidades únicas para explorar todos los ámbitos de nuestra vida. Pero con la misma facilidad que alguien puede comunicarse desde La Rioja con Australia en un instante o comprar un producto en Estados Unidos a golpe de 'click' y recibirlo en su casa en pocos días, las amenazas que pueblan la red global se abren paso por todo el planeta con igual celeridad.

Desde el inicio de internet esta vertiente maliciosa ha existido en la red. Hoy en día esto es un proceso orgánico, nacen nuevas amenazas y mueren otras, el avance de la técnica también va asociado a una mayor peligrosidad de las mismas. A cualquier usuario pueden afectarle, pero son las empresas las que cuentan con más que perder por estos ataques. La seguridad informática o ciberseguridad es un concepto cada vez más extendido y desde La Rioja, hay algunas empresas que han enfrentando ya el desafío que esa coyuntura representa.

ABF Sistemas supone un ejemplo de la lucha contra esas amenazas. «Estamos especializados en productos y servicios que unidos a nuestra experiencia buscan garantizar la seguridad en la empresa tanto por los fallos físicos de los equipos como por las amenazas cibernéticas», explica Raúl Fernández, socio fundador de ABF, una empresa joven, creada en el año 2016, y que desde entonces ha trabajado en evolucionar, «expandiéndonos y buscando aliados que nos ofreciesen mejores soluciones para nuestros clientes».

Nadie se libra de los ataques en la red, que se disfrazan con diferentes máscaras. Día a día los medios informan constantemente de problemas de este tipo, como filtraciones de datos personales, actividades delictivas camufladas en cualquier dispositivo de la infraestructura TIC o bloqueos de sistemas informáticos.

Grandes corporaciones como Facebook, Bristish Airways o el Banco de España recibieron ataques cibernéticos el pasado año, al igual que ocurrió en marzo con el Ministerio de Defensa. Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), en el 2017 se registraron en torno a 123.000 ataques en España. En ese mismo año 'WannaCry' atacó a millones de terminales en todo el mundo, afectando a nueve empresas riojanas.

«Los ataques evolucionan a gran velocidad. Antes preocupaban unos virus que entraban por email, ahora se dan ataques como el conocido fraude del CEO. Algunos se ven al primer momento pero otros son más silenciosos, se instalan en tu red y desde ahí lanzan actividades maliciosas o delictivas contra terceros o contra los propios de datos del afectado», apunta Raúl Fernández, que avisa que «para evitarlo es importante un servicio de monitorización las 24 horas», como el que ofrecen desde ABF Sistemas.

Dentro de todo el trabajo en la red, Fernández recalca que «el eslabón más débil es la persona», por ello se tiende a ataques de ingeniería social y es «importante una concienciación de todos los usuarios de los sistemas informáticos de una empresa».

El avance de las amenazas, cada vez mayores y más complejas, obliga a una constante actualización, en una carrera sin fin. «Esa gestión solo la pueden hacer empresas especializadas. La ciberseguridad es fundamental y lo será más en el futuro. Sin ella se dejan muchas puertas abiertas, provocando daños económicos y de reputación», concluye.