'Gris', rey de los Goya del videojuego

Los componentes de 'Gris' posan con las 'pulgas', como se conoce coloquialmente al galardón./Gamelab
Los componentes de 'Gris' posan con las 'pulgas', como se conoce coloquialmente al galardón. / Gamelab

Publicado a nivel internacional por la editora Devolver Digital, el título 'Gris' supo captar a finales de 2018 la atención de la crítica

I. GARBAYOBARCELONA.

Era uno de los momentos más esperados. 'Gris' no falló y se convirtió en la gran protagonista durante la entrega de los Premios Nacionales de la Industria del Videojuego. Ocho fueron los galardones que se llevó la compañía catalana de Nomada Studio (mejor juego del año, mejor juego de PC, mejor audio, mejor dirección de arte, mejor debut, mejor juego de consola, premio de la prensa y mejor juego catalán), cuyos protagonistas no podían ocultar su felicidad cada vez que Iván Fernández Lobo, director de Gamelab, pronunciaba su nombre.

Los jóvenes no sabían ya qué decir en los micrófonos cada vez que desfilaban por el escenario -lejos de los discursos claramente reivindicativos de los Óscar-, y solo eran capaces de mostrar su agradecimiento al jurado y a todos los asistentes al acto. «Gracias a toda la gente que está haciendo posible este sueño, por confiar en nosotros y querer ser partícipes de este proyecto. Es un sueño hecho realidad». Aunque, a su vez, no se olvidaban tampoco de animar al resto de participantes a seguir trabajando duramente por impulsar el sector del videojuego en España.

Publicado a nivel internacional por la editora Devolver Digital, el título 'Gris' supo captar a finales de 2018 la atención de la crítica y obtener las alabanzas del público gracias a su cuidado aspecto gráfico, obra del artista Conrad Roset, y a una mecánica accesible que pone el foco en la reflexión intimista. Dos de sus autores, Roger Mendoza y Adrián Cuevas, decidieron dejar de ser programadores de Square Enix y Ubisoft, y enrolarse en esta aventura lejos del género 'shooter'.

«Los videojuegos han superado con creces la voluntad de entretener sin mayor ambición»

Las ocho 'pulgas' recibidas se suman a otros muchos reconocimientos que el videojuego español ha obtenido a nivel internacional hasta la fecha, como el Game Developers Choice Awards al mejor arte visual o el de mejor dirección de arte por la National Academy, entre otros.

Un reconocimiento otorgado gracias a su cuidado y trabajado apartado gráfico, donde los colores cambiantes son un elemento no solo visual sino protagonista y elemento esencial para el desarrollo de la historia. Es lo más parecido a ver un cuadro en movimiento.

Mejor idea original

Por su parte, 'Do Not Feed The Monkeys', de Fictiorama Studios, se llevó dos galardones: el de mejor diseño de juego y mejor idea original. El mismo plantea como interacción de puzles una amarga distopía donde nos convertiremos en vigilantes de personas anónimas mediante un entramado de cámaras.

'Very Little Nightmares', de Alike Studio, obtuvo el premio a mejor juego de 'smartphone', mientras que 'Moodieval Times', de Digipen Bilbao, logró el galardón como mejor juego universitario amateur creado por estudiantes. Además, 'Intruders: Hide and Seek', de Tessera Studios, se alzó con el premio del público, otorgado por votación a través de las redes sociales.

«Los videojuegos han superado con creces la voluntad de entretener sin más, desde hace décadas sus pretensiones son mucho más ambiciosas. Son uno de los vehículos más potentes para reflexionar sobre nuestro entorno y contemplarlo con una mirada crítica», reivindicó Ivan Fernández Lobo durante la ceremonia de entrega.

Gracias a la celebración de Gamelab 2019 Barcelona se posiciona, un año más, como un referente en la industria del videojuego a nivel internacional. No en vano, esta feria es «un escaparate excepcional para los profesionales y las empresas locales», tal y como afirmó Luís Gómez, comisionado de Promoción Económica de Empresa e Innovación del Ayuntamiento de Barcelona.