El futuro compañero de trabajo se llamará cobot

El futuro compañero de trabajo se llamará cobot

España se convierte en el centro de la automatización de los puestos de empleo

JOSÉ A. GONZÁLEZ

La rebelión de las máquinas es un argumento adorado y muy apreciado en Hollywood. Decenas de películas han centrado sus guiones e historias en esta simple frase, que, ahora, parece hacerse realidad.

El 14% de del empleo de los países de la OCDE están en riesgo de automatización. La horquilla se mueve entre el 6% de Noruega y el 34% de Eslovaquia. Por su parte, España está en la parte alta de la tabla, con el 21,7%.

La automatización «va a cambiar los puestos de trabajo», señalan los expertos. «La transformación del empleo va hacia una mayor especialización», comenta Patrick Cyrus, responsable de comunicación de Global Robot Expo, a este periódico.

Un informe del Foro Económico Mundial apunta que, para 2025, más de la mitad de todas las tareas actuales en el lugar de trabajo serán realizadas por máquinas. Además, se espera que se creen 133 millones de nuevos puestos de trabajo para 2022, mientras que 75 millones que serán desplazados.

«Lo que pasa es que el trabajo repetitivo que no queremos hacer, los están haciendo los robots», describe Cyrus. Sin embargo, el responsable de comunicación de Global Robot Expo apunta que el nuevo trabajo está en la educación de esos robots. «Hay que adaptar cada robot y programarlo a medida», añade.

Una convivencia que ya ha sido bautizada: robótica colaborativa. Por primera vez en Europa, los principales expertos reflexionan acerca de los cambios y los retos que los cobots ya están introduciendo en las empresas españolas. «El objetivo es potenciar a Madrid a nivel europeo», acota Cyrus.

Según Loup Ventures, en 2025, los cobots representarán el 34% de las ventas de robots a escala internacional y supondrán un volumen de negocio de 13.000 millones de dólares. «Las empresas lo ven como ciencia ficción».

La colaboración entre los robots y las personas aumenta un 85% la productividad en los procesos de fabricación en comparación con el trabajo por separado. «Lo ven como muy lejano y caro. No son conscientes que hay casos en los que se ha rentabilizado en medio año».

«El auge de los cobots en el proceso de producción de empresas españolas e internacionales nos ha impulsado a crear este congreso en el marco de Global Robot Expo, uno de los escaparates más visibles en el mundo de la robótica y la innovación en la industria del país», destaca Vincent Chavy, Marketing Manager de Universal Robots en el sur de Europa y Oriente Medio.

En comparación con la robótica industrial tradicional, la instalación y programación de los robots colaborativos en las industrias es un proceso mucho más rápido que puede completarse en solo unas horas en función de la complejidad del robot. 

«Los cobots permiten ir más allá y revalorizar el capital humano de las empresas, poniendo al operario en el centro del proceso productivo y trabajando codo a codo con los robots», sentencia Jordi Pelegrí, Country Manager de Universal Robots en España y Portugal.