Almácenes acuáticos para guardar energía de origen renovable

Una de las instalaciones de almacenamiento de energía bajo el agua. :: r. c./
Una de las instalaciones de almacenamiento de energía bajo el agua. :: r. c.

J. A. G. MADRID.

El mercado de las baterías está saturado y la búsqueda de sistemas de almacenamiento se reinventa. La compañía canadiense Hydrostor ha encontrado en el mundo submarino su punto de apoyo para encontrar un almacén natural para guardar energía.

La firma norteamericana usa el excedente de electricidad para bombear aire a una caverna subterránea parcialmente llena de agua, lo que ayuda a mantener una presión constante. Además, puede almacenar más energía excavando un agujero más grande o, por el contrario, extrayendo agua de otra cueva para dejar espacio a más aire.

La idea original de la compañía está centrada y encaminada a cómo sincronizar los equipos desarrollados por otras industrias, como la extracción de petróleo y gas, en una planta de almacenamiento a gran escala.

No obstante, las reservas de energía de aire comprimido han existido durante años, pero no cosecharon éxitos en el pasado.

Angas en Australia se convertirá en el tercer proyecto operativo de Hydrostor. El primero fue un piloto que usó globos subacuáticos para el diseño de «compensación hidrostática».

Planea completar su proyecto para principios a mediados de 2020. El sitio terminado incluirá un centro de visitantes, y el equipo técnico documentará el proceso de construcción para promover aún más la tecnología. «Es una obra maestra de marketing en Australia, un mercado de almacenamiento de alto perfil», relata Curtis VanWalleghem, CEO de Hydrostor.