La fuerza del Estrecho de Gibraltar para encender bombillas

Una de las instalaciones que se prepara para aprovechar la fuerza de las mareas. :: r. c./
Una de las instalaciones que se prepara para aprovechar la fuerza de las mareas. :: r. c.

J. A. G. MADRID.

La energía mareomotriz aprovecha las corrientes generadas por el flujo de las mareas, especialmente en estrechos y zonas donde el flujo de las mareas resulta más intenso. Y es precisamente en la fuerza de estas corrientes donde se asienta la investigación de origen gallego Proyecto Magallanes, que utiliza tecnología flotante « sin ningún tipo de presas o represas y sin precisar de construcciones o pilares en el fondo marino».

Creado en 2007 en Redondela (Galicia), el proyecto se encuentra en su fase final de ensamblaje y construcción de un prototipo a escala real, de 350 toneladas de peso. Las primeras pruebas en el mar se iniciaron ya a principios de 2016.

Según las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el movimiento de las mareas podría generar al menos 1,2 millones de MWh al año, un 7,5% de la energía que se consume en el mundo. «El proyecto se basa en conseguir el método más eficiente y rentable para obtener energía de las mareas: una instalación robusta, capaz de producir en cualquier área del mundo y con un mantenimiento fácil», explican los líderes del proyecto.

La estructura cuenta con 45 metros de eslora por otros 15 metros de profundidad, y está equipada con sistemas de control remoto para su mantenimiento. El proyecto se ha probado con éxito en Escocia y ha generado electricidad para abastecer a cerca de 1.500 viviendas.

De momento hay proyectos de nuevas instalaciones previstos para Gales, Francia, EE UU y Canadá, aunque sin olvidar la fuerza del Estrecho de Gibraltar.