INNOVAR CON ALMA

INNOVAR CON ALMA

IÑAKI GURRÍA | DIRECTOR GENERAL JIG

En los últimos tiempos, con la irrupción de la digitalización, ha aparecido una variable a la que se le presta poca atención y que además resulta difícil de cuantificar, que es la velocidad. Todo se acelera. Los ciclos se acortan. Las modas ya no son pasajeras, son inmediatas. Los tiempos de espera, plazos de entrega, los ciclos laborales, los liderazgos, incluso las relaciones, todo ocurre con mayor rapidez. Tengo la convicción y así lo mantengo, de que a la tecnología, a la denominada digitalización, nunca se llega tarde. Se llega bien o mal, mejor o peor, con éxito o sin él, pero nunca tarde. De la misma manera, pienso que la tecnología va a seguir su trazo y va a seguir transformando nuestras vidas a mayor velocidad, y que el proceso de digitalización de las empresas es inevitable. Por ello, aprovechando la celebración del día de Internet, me gustaría reflexionar sobre cómo las empresas deben plantearse ese obligatorio paso hacia la transformación digital. Estrategia, procesos, selección, implantación y puesta en producción deberían ser las etapas por las que debe transcurrir un proyecto de digitalización. Existen infinidad de empresas, de modelos de negocio, de procesos productivos, comerciales y de venta, pero solo existe un horizonte y es que la digitalización es inevitable y que las empresas de hoy deben pensar en mañana. Todo ello, marcando su ritmo pero con el horizonte claro. Asimismo, en el día de Internet, lanzamos nuestra nueva marca JIG Digital, y lo hacemos con un mensaje, queremos innovar con alma, implantar tecnología con alma y participar en los procesos de digitalización con alma. Así lo dice nuestro manifiesto, que refleja nuestro compromiso con el futuro y con nuestros clientes, una tecnología creativa, basada en la habilidad, conocimiento y experiencia, en el trabajo en equipo, en estar permanentemente conectados, en pensar siempre en el usuario, en convertirnos en tu socio digital, en seguir en nuestro territorio que no es otro que Internet, en creer para crear, caminando de forma diferente y al ritmo de la transformación digital.