Larga vida a las infraestructuras verdes de la Península

Sede de la cumbre Mundial de Diversidad Biológica, este año en Egipto. :: rc/
Sede de la cumbre Mundial de Diversidad Biológica, este año en Egipto. :: rc

El cambio climático es la obsesión de las administraciones públicas, pero escondido tras él aparece la pérdida de la biodiversidad

J. A. GONZÁLEZ

madrid. «La nieve en el Pirineo, de aquí a 2050 podría disminuir a la mitad a la altura de 1.800 metros, según la referencia actual, y las temperaturas medias podrían subir entre 1 y 2 ó 7º C hasta 2030 y aún más, entre 2 y 4º C más para el horizonte 2050», según el informe 'El Cambio Climático en los Pirineos: impactos, vulnerabilidades y adaptación', coordinado por el Observatorio Pirenaico de Cambio Climático (OPCC). Otros informes alertan de la desaparición del Amazonas y otros apuntan a la subida de la temperatura en los Polos. «No podemos continuar por la senda de la pérdida de biodiversidad, por lo que resulta imprescindible situar esta cuestión en el centro de las agendas políticas para que, en dos años, podamos presentar objetivos ambiciosos que den una respuesta efectiva a este complejo reto», señala Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente. La pérdida de la biodiversidad tiene un gran aliado: el cambio climático. «La pérdida de la biodiversidad se está quedando en segundo plano porque la comunidad internacional está centrando sus esfuerzos en frenar el calentamiento», advirtió Morán en su participación en la XIV Cumbre Mundial de Diversidad Biológica que se celebra en Egipto.

En su intervención, el secretario de Estado de Medio Ambiente ha recordado que el ministerio para la Transición Ecológica está terminando de elaborar la Estrategia Estatal de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas. Los objetivos principales de este plan son reducir los efectos de la fragmentación y de la pérdida de conectividad ecológica ocasionados por cambios en los usos del suelo o como consecuencia de la presencia de infraestructuras, mitigar los efectos del cambio climático y restaurar y proteger los servicios que dan los ecosistemas.

La meta de este trabajo no es otra que es sentar las bases para conservar los distintos elementos que componen las infraestructuras verdes de España, ya sea terrestre o marino. Con este trabajo, las Administraciones podrán llevar a cabo actuaciones de acorde a la protección, seguridad y funcionalidad de los diferentes ecosistemas en la Península. Un proyecto que busca especialmente reducir los efectos de la fragmentación y de la pérdida de conectividad ecológica ocasionados por cambios en los usos del suelo o como consecuencia de la presencia de infraestructuras, mitigar los efectos del cambio climático y restaurar y proteger los servicios que nos proporcionan los ecosistemas. «Es hora de reforzar las herramientas que España ha incorporado la preservación de la biodiversidad», explicó Morán en Egipto donde también ha hecho referencia a la 'Iniciativa Española Empresa y Biodiversidad, que consiste en establecer alianzas entre la estrategia de preservación del medio por parte de las grandes empresas que incorporan un código de buenas prácticas para reconsiderar su modelo de ejecución de grandes infraestructuras.

Ordenar el territorio

La posición de la Unión Europea en la reunión de Sharm-El Sheick es que el proceso para la adopción de dicho marco post 2020 permita el desarrollo de objetivos ambiciosos, realistas y adecuados, medibles y con plazos definidos que aprovechen y refuercen los objetivos actuales de las llamadas Metas de Aichi y que pueda establecerse el seguimiento del progreso de estos objetivos de manera efectiva.

«El planeta no puede permitirse seguir perdiendo biodiversidad a este ritmo acelerado, que nos acerca a la sexta extinción masiva, como ya ha advertido la comunidad científica», apuntó el secretario de Estado de Medio Ambiente.

Morán se centró en las herramientas positivas que ya existen en España y que permiten integrar mejor la biodiversidad en la toma de decisiones relacionadas con el desarrollo de infraestructuras, como son la ordenación del territorio, la gestión del uso del suelo y la evaluación ambiental de planes, programas y proyectos. Herramientas que pasan por la infraestructura verde puesta en marcha por el ministerio de Transición Ecológica y por la restauración.