Mejora la eficiencia energética por primera vez en siete años

Un ciudadano revisa su factura eléctrica y estudia posibles ahorros. /P. Urresti
Un ciudadano revisa su factura eléctrica y estudia posibles ahorros. / P. Urresti

Nueve de las 17 comunidades mejoran su forma de consumir, con bombillas de bajo gasto y electrodomésticos de categoría A o mayor

ARANTXA HERRANZ

Usar un programa de lavado corto. Cambiar las bombillas por unas LED. Emplear termostatos para regular la calefacción. No usar al mismo tiempo los electrodomésticos de mayor consumo. Son pequeñas medidas que los hogares españoles podrían poner en marcha o impulsar para mejorar su eficiencia energética y conseguir así un ahorro de hasta 4.352 millones de euros, según los resultados del Índice de Eficiencia Energética en el Hogar que realiza la Fundación Energy.

Según esta investigación, por primera vez en siete años los hogares españoles han mejorado su índice en un 1,1% con respecto al año anterior. Esta mejora se produce en nueve de las 17 comunidades. Andalucía, Aragón, Valencia, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Murcia son las que se sitúan, además, por encima de la media nacional.

Este ligero aumento se debe, en parte, a que se ha experimentado un avance en algunas de esas medidas y recursos, sobre todo en lo relativo a iluminación y equipamiento en electrodomésticos. Así, en el estudio se señala que el 91% de las bombillas que hay en los hogares españoles pueden considerarse como eficientes, destacando el hecho de que el 34% de ellas son de bajo consumo y el 39% LED. De media, cada hogar tiene 7,4 bombillas LED (frene a las 4,4 de 2016).

El gasto en calentar el agua supone el 26% de la energía que se consume en una casa y el 41% la calefacción

En lo negativo, crece el número de hogares donde se usa la función 'stand by' de los electrodomésticos

En lo que a los electrodomésticos se refiere, podemos decir que prácticamente en la mitad de los hogares españoles la mayoría de los aparatos son de categoría A o superiores en lo que a su calificación energética se refiere. Además, también se ha mejorado el conocimiento sobre el etiquetaje, siendo menor en hogares de menores de 35 años sin hijos: el 55% de ellos aún no sabe lo que significa.

Sin embargo, este año se han producido algunos retrocesos en otras áreas importantes para poder mejorar la eficiencia energética en el hogar. Así, el índice elaborado por la Fundación Energy arroja que está aumentando el uso de la función 'stand by' de los equipos. Es decir, que hay más hogares que no apagan del todo los electrodomésticos u otros aparatos y los dejan conectados, con el consiguiente consumo energético que ello conlleva.

Las conclusiones de ese informe señalan que el potencial de ahorro de los hogares españoles es del 27,4%, el mismo que en 2016. De hecho, todos los potenciales parciales han obtenido resultados muy similares a los de ese año. Destaca el descenso del potencial de ahorro en iluminación (-6,2%), aunque se compensa con incrementos del potencial de ahorro en agua caliente y equipamiento.

Consejos para ahorrar

Mejorar la eficiencia energética de los hogares conlleva, a veces, gestos simples, pequeños y fáciles de acometer. Así, por ejemplo, debemos saber que cada grado más de temperatura que ponemos en la calefacción conlleva un aumento del consumo de un 7% aproximadamente. Teniendo en cuenta que el 41% de la energía se consume precisamente en calefacción, bajar las persianas por las noches también ayudará a evitar que se escape el calor. Si aislamos las ventanas, el ahorro puede estar entre el 20% y el 30%.

Del mismo modo, se recomienda ajustar la temperatura del agua caliente entre los 30ºC y los 35ºC, así como instalar perlizadores en los grifos. Estos aparatos inyectan aire en la salida del agua haciendo que la sensación de caudal sea la misma pero reduciendo el consumo de agua en hasta un 60%. También ayudarán a reducir el gasto en calentar el agua, responsable del 26% de la energía que se consume en un hogar.

Más

En cuanto a los electrodomésticos, se recomienda descongelar los alimentos en el compartimento refrigerador para que la nevera aproveche el frío y establecer la temperatura del frigorífico en el intervalo de 3º a 7º grados. El congelador, por su parte, se recomienda ponerlo a -18º.

También podremos consumir menos energía si en la lavadora optamos por programas de agua fría o a baja temperatura (30ºC), dado que el 80% de la energía que consume una lavadora se emplea en calentar el agua.

En otro orden de cosas, se recomienda apagar el ordenador si no se va a utilizar durante 30 minutos o más y, sobre todo, apagar la pantalla, ya que es el componente que más consume. Cabe recordar que el modo espera o 'stand by' de muchos equipos, como TV, consolas, equipos de música, cargadores, etcétera consume hasta un 15% de la energía que emplea cuando se usan, por lo que se recomienda siempre apagarlos del todo. Para ello, puede ser útil emplear regletas con interruptor para agrupar varios aparatos y desconectar así los equipos durante la noche o cuando estamos ausentes del hogar. No en vano, se calcula que el 12% de la energía se consume en electrodomésticos.