Movilidad sostenible: al volante de nuestro futuro

Varios vehículos eléctricos recargan en postes proporcionados por la compañía eléctrica Iberdrola. /R.C.
Varios vehículos eléctricos recargan en postes proporcionados por la compañía eléctrica Iberdrola. / R.C.

Las ciudades buscan alternativas para que el tráfico de vehículos dentro de espacios físicos acotados no perjudique el medio ambiente

R. C.MADRID.

El tráfico y la movilidad suponen grandes problemas para el desarrollo de las ciudades del siglo XXI. Por ello, junto al concepto de 'Smart City' surge el de 'Smart Mobility', esa movilidad sostenible que debe priorizar los medios de transporte limpios y no motorizados, además de ofrecer información en tiempo real para que los ciudadanos ahorren tiempo y mejoren la eficiencia, reduciendo emisiones de gases CO2.

En el proyecto 'Smart University' de la Universidad de Alicante, especialistas del sector apuntan como objetivos principales «la promoción de una movilidad sostenible, la cual garantice que la accesibilidad, los sistemas de transporte, los problemas ambientales y la gestión del aparcamiento respondan a las necesidades económicas, sociales y medioambientales de la ciudad». Así, las estrategias deben proporcionar beneficios tangibles económicos y medioambientales y mejorar la experiencia del ciudadano.

De ello saben bastante en Iberdrola, que abandera el proceso de transformación energética en España. Su estrategia está alineada con los tres vectores fundamentales del proceso de transformación del sector energético: la transición hacia la descarbonización, los avances tecnológicos y la mayor conectividad del consumidor. Y es aquí donde subraya su compromiso con el vehículo eléctrico.

Más del 25% de las emisiones de gases CO2 en España las genera el sector del transporte

Iberdrola ofrece proyectos 'llave en mano' para instalar los puntos de recarga, particular o empresa

En España, el transporte es una de las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2): más del 25% de las emisiones son producidas por este sector, con un impacto directo en la calidad del aire de nuestras ciudades y un efecto muy pernicioso para la salud. Por ello, cada vez es más fácil rebatir el argumentario contra los coches eléctricos.

Por ejemplo, su autonomía: la distancia media más habitual que realizan los vehículos a nivel nacional ronda los 50 kilómetros, así que estos recorridos están cubiertos con la recarga de la batería. De hecho, el 80% de la recarga eléctrica de coche eléctrico se realiza en el aparcamiento privado del vehículo mediante un punto de recarga, adquirido a la vez que el vehículo.

Además, a la hora de instalar un punto de recarga, tanto en garaje particular como en la comunidad, ya hay empresas eléctricas que se hacen cargo del proceso. En el caso de Iberdrola se trata de un proyecto 'llave en mano': incluye la infraestructura de recarga, su instalación y garantía, y el contrato de suministro.

La gestión de la recarga puede realizarse en remoto y en tiempo real a través de la aplicación 'Smart Mobility Hogar'. Este plan aprovecha el periodo más barato del día -entre la una de la madrugada y las siete de la mañana- para la recarga económica de la batería, con un coste estimado de 50 céntimos por cada 100 kilómetros: 10 veces menos que repostar gasolina.

25.000 puntos

En los recorridos de larga distancia, la reducción de los costes y el aumento de la autonomía convierten al coche eléctrico en una realidad. Pero además de la recarga en el hogar y las empresas, es necesario que se desarrollen infraestructuras públicas. Y aquí las empresas eléctricas vuelven a ofrecer las soluciones más ambiciosas: Iberdrola tiene un plan para desplegar la instalación de 25.000 puntos de recarga en hogares, empresas y zonas urbanas e interurbanas en España hasta 2021.

Ya este 2019 instalará 5.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos en hogares urbanos e interurbanos. Además, tiene previsto concluir la red de puntos de recarga rápida, super rápida y ultra rápida. Los podremos encontrar al menos cada 100 kilómetros en las principales autovías, lo que permitiría recorrer España en coche eléctrico.

El plan cubrirá las seis radiales y los tres principales corredores transversales -mediterráneo, cantábrico y Ruta de la Plata-, llegando a todas las capitales de provincia y espacios de acceso público en las principales ciudades. Y ya que hablamos de largos recorridos, también será de gran utilidad la tecnología desarrollada por Iberdrola para planificar viaje y ruta, como la 'app' Recarga Pública, que permitirá a los usuarios de vehículo eléctrico -sean o no clientes de la compañía- geolocalizar, reservar y pagar sus recargas a través del móvil.