De la NASA a Logroño

Miguel Moreno y José María Urraca, en el Centro Las Gaunas./Justo Rodriguez
Miguel Moreno y José María Urraca, en el Centro Las Gaunas. / Justo Rodriguez

El Centro de Fisioterapia y Medicina Deportiva Las Gaunas incorpora a sus tratamientos máquinas desarrolladas por la agencia estadounidense en la carrera espacial

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

Suena a película de ciencia ficción. De la carrera espacial a La Rioja. De la NASA a Logroño. Se llaman Alter-G y Vacusport. Son máquinas con la tecnología desarrollada por la agencia estadounidense para la recuperación y adaptación de sus astronautas y que se pueden encontrar en el Centro de Fisioterapia y Medicina Deportiva Las Gaunas para sus tratamientos.

Son la muestra del espíritu innovador y pionero del médico José María Urraca y del fisioterapeuta Miguel Moreno y que mantienen desde su inicios, allá por 2002, cuando el primero fichó al segundo para acompañarle como parte del cuerpo médico del Club Deportivo Logroñés. Dos meses después comenzaba la andadura del centro que dirigen.

Las máquinas

Alter-G
La cinta antigravitatoria Alter-G es un sistema desarrollado por la NASA para recuperar a los astronautas una vez han vuelto a la Tierra después de haber estado expuestos a los efectos de la ingravidez. Permite reducir el peso del paciente hasta poder quitar el 80% del total, lo que supone que en un paciente de 100 kilos se puede simular que pesa 20. Así se puede empezar a a caminar, trotar o correr sobre una cinta, lo que ayuda a una pronta recuperación de los deportistas y pacientes, ya que permite acelerar el proceso de recuperación sin riesgo, sin impacto y con un alto grado de seguridad y confianza.
Vacusport
La Vacusport es una terapia de vacío intermitente, desarrollada por el DLR (Centro Aeroespacial Alemán) y la NASA, que fue incorporada por primera vez en una nave espacial en 1974. Combina, de forma intermitente, períodos de presión negativa alternados con períodos de presión positiva. Además de mantener la perfusión en las piernas en situación de ingravidez, genera efectos muy positivos, a nivel celular, de cicatrización, y recuperación de lesiones.

Desde el principio de su camino conjunto, tuvieron claro que tenían que estar atentos a los últimos avances para dar el mejor servicio a aquellos que precisaban su asistencia. «Nuestra relación con la docencia y la investigación, y el trabajo en el mundo del deporte -llevan muchos años colaborando con algunos de los equipos y deportistas punteros de La Rioja-, que te exige recuperaciones en cortos plazos de tiempo y en las mejores condiciones, ha hecho que nuestro interés por formarnos y trabajar en la consulta con los últimos avances en fisioterapia y medicina haya sido una constante», explica Miguel Moreno, que insiste en la «incesante evolución» de sus campos de acción. Por eso, resalta la investigación y el desarrollo como elementos básicos para «ser cada vez más precisos, más eficaces. Es por ello, que la innovación tanto en técnicas de tratamiento como en tecnología, se convierten en una prioridad para poder así ofrecer las mejores soluciones».

«Las nuevas tecnologías nos ayudan a ser cada vez más precisos» Miguel Moreno (fisioterapeuta)

«Lo más importante es mantener sano al cuerpo y escuchar sus mensajes» José María Urraca (médico)

Aunque tienen ya «acostumbrados a tantas innovaciones» a sus pacientes y deportistas, fruto de su «obstinación por ser mejores cada día y por poder ofrecer los mejores tratamientos», admite que tiene «cierto romanticismo» pensar que «estos sistemas que se diseñaron para permitir a la Humanidad la conquista del espacio, ahora se encuentran en la sala de al lado». «Poder permitir a nuestros pacientes caminar o correr reduciendo su peso o estimular la regeneración tal y como hacen los astronautas en el espacio parece pura ciencia ficción, pero es una realidad. Una realidad muy gratificante», señala.

Arriba, la cinta antigravitatoria Alter-G y, a continuación, la Vacusport, una terapia de vacío intermitente. En detalle, sistema de termografía infrarroja. / Justo Rodriguez

Ahora bien, la apuesta innovadora supone un coste económico importante y «obliga a asumir riesgos». «Cuando se tiene la convicción de que estas herramientas para los tratamientos van a permitir ofrecer un mejor servicio, un tratamiento más eficaz, ese riesgo se ve de otra manera -aclara-. Estar en constante formación y actualización hace que nos resulte más fácil invertir en nuevas tecnologías. Una cosa es que no sepas que hay algo que puede ayudarte a mejorar y otra muy diferente es que, conociendo su existencia, no hagas nada por conseguirlo».

Prevención

Pese a tanta tecnología e innovación, Moreno y Urraca consideran fundamentales tanto contar con unos buenos hábitos como la prevención porque, como explica el médico, «lo más importante es mantener sano al cuerpo». Para ello, propone «realizar ejercicio de forma habitual, introducir pequeños 'snacks' deportivos en la dieta, mejorar la alimentación, cuidar aspectos tan importantes como el sueño o la gestión del estrés». A la hora de entrenar, avisa que se debe hacer «de forma segura, con una buena planificación, con el material adecuado, y prestando atención a los mensajes que nos da el cuerpo, porque es sabio y suele avisar». Los problemas surgen cuando «no se hace caso al cuerpo o a las recomendaciones de los profesionales».

Cuando se detecta que algo no está funcionando bien, es el momento de acudir a un profesional. «Cada vez más, acuden a la consulta pacientes que no lo son tanto. En realidad, lo que quieren es evitar serlo», aclara el fisioterapeuta. Y ahí es donde comienza la labor de los especialistas: «Mediante las valoraciones funcionales que hacemos, los estudios epigenéticos, del sueño, y el trabajo activo que proponemos, intentamos mantener y optimizar el estado de salud de los pacientes. Creemos en la prevención y en realizar pequeños cambios con antelación que pueden evitar muchas consultas en el futuro».