Nuevos espacios compartidos para digitalizar el negocio

Espacio del coworking para pequeñas empresas. /Santiago Bringas
Espacio del coworking para pequeñas empresas. / Santiago Bringas

La Fundación Incyde pone en marcha un proyecto de coworking digital para que emprendedores y pymes tengan acceso a las nuevas tecnologías

J. A. G.

La digitalización y la revolución industrial 4.0 están transformando de forma radical los hábitos de consumo y la dinámica de los negocios donde las nuevas tecnologías están teniendo un papel revolucionario y transformador en todos los niveles de la sociedad.

Términos como inteligencia artificial, blockchain, ciberseguridad, y realidad virtual o aumentada o, incluso, mixta, son palabras ya habituales entre los españoles y cada vez más entre los empresarios nacionales, aunque aún queda por superar una barrera y esa es la de las pequeñas y medianas empresas. «Hemos detectado que hay un problema en cuanto al proceso de digitalización en las pymes españolas», explica a Natalia Vázquez, directora de Proyectos FEDER de la Fundación INCYDE.

La digitalización ha producido grandes avances en el mundo empresarial en cuestiones tan fundamentales como la productividad y la eficiencia interna, así como la facilidad para acceder a nuevos mercados.

El futuro de toda organización ya sea grande o pequeña se encuentra en muchas ocasiones tras ese salto que se llama digitalización, pero «una pyme o un emprendedor en los primeros años no tiene recursos suficientes para destinar al proceso de transformación digital», detalla Vázquez. «Hay que crear elementos o herramientas que puedan ayudar a estas empresas a hacer este proceso », añade.

Objetivo: compartir

Es ahí donde entra en juego la Fundación INCYDE, las 89 Cámaras de Comercio en España y también la Comisión Europea. Con la digitalización y la transformación digital por bandera, la Fundación INCYDE ha puesto en marcha un proyecto que creará centros de trabajo compartido en los que los emprendedores, micropymes y pymes puedan enfrentarse a la transformación digital que la economía requiere.

Unos espacios compartidos distribuidos por toda la geografía española que se convertirán en una suerte de oficinas equipadas con las mejores herramientas tecnológicas e innovadoras. «Se cuenta con un equipamiento tecnológico que es una sala de maquinaria de última generación. Herramientas necesarias para la digitalización y que un empresario o emprendedor no puede conseguir», añade la directora de Proyectos FEDER de la Fundación Incyde.

Impresoras 3D, softwares especializados, gafas de realidad virtual y aumentada, y demás herramientas que estarán disponibles en estos coworkings 2.0 de forma gratuita unas veces y otras tendrá un pequeño coste, pero que «será muy bajo, porque va a estar financiado por la Unión Europea», relata Natalia Vázquez.

El proyecto está dotado con 15 millones de euros de los Fondos FEDER de la Comisión Europa, incluyendouna serie de servicios financiados durante dos años, «para que los emprendedores puedan hacer su plan de transformación digital». En la actualidad, la economía española ocupa el número 14 del mundo, y sin embargo España se encuentra en el puesto 43 en lo que se refiere a digitalización de las empresas. Algo similar ocurre en el ámbito europeo, donde nuestro nivel de digitalización aparece en el puesto 15 de los 28 países de la Unión Europea. Se calcula que la transformación digital en España podría implicar un incremento de 120.000 millones de euros para 2025.

«La digitalización básica está presente en la mayoría de empresarios, cada vez más tienen webs o canales de venta online. Sin embargo, la digitalización avanzada no está entre sus prioridades», señala la a directora de Proyectos FEDER de la Fundación Incyde. «Invertir en procesos de transformación digital no es una prioridad para ellos. Su prioridad es sobrevivir o mantenerse», añade. Desarrollar una verdadera economía digital será la base que permita garantizar la competitividad de los emprendedores y pymes españolas, produciendo grandes avances en el mundo empresarial en cuestiones tan fundamentales como la ciberseguridad, la productividad y la eficiencia interna, así como la facilidad para acceder a nuevos mercados.