El doctor Ran Reshef, en Valencia tras asistir al LXI Congreso Nacional de la SEHH. / gilead

«Personalizar la medicina es la mayor innovación de la última década»

Ran Reshef | Especialista en hematología y oncología en el Irving Medical Center de la Universidad de Columbia (EE UU)

A. HERRANZ Madrid

Ran Reshef es uno de los mayores expertos en hematología y oncología del mundo. Es el director de Investigación del programa de Trasplante de Sangre y Médula y Jefe Clínico para el Programa de Células CAR-T de la Universidad de Columbia. Estuvo presente en el Simposio en Terapia Celular de Valencia, donde se habló de las experiencias con Yescarta, la última innovación en CAR-T aprobada por el Ministerio de Sanidad para un tipo de cáncer hematológico llamado Linfoma B Difuso de Células Grades, justo cuando el resto de terapias no han funcionado. Hablamos con él sobre esta terapia contra algunos tipos de cáncer y su futuro como medicina personalizada.

- ¿En qué consiste la terapia llamada CAR T?

- La terapia CAR T es la manera más innovadora que tenemos de aprovechar el sistema inmune de los pacientes para luchar contra el cáncer. Cogemos unas células concretas del paciente y las forzamos a expresar un receptor específico qué les ayuda a identificar las células cancerígenas y, según esos marcadores, atacar las células cancerígenas.

- ¿Cuáles son los principales beneficios de CAR T?

- El índice de respuesta es mucho más alto que en cualquier otro tipo de quimioterapia o terapia contra el glaucoma. Estamos hablando de un ratio de cura de entre el 55% y el 65% en los casos con una única infusión de células. Es decir, puedes tener mucha más efectividad que con otros tratamientos que, además, implican muchas más sesiones de tratamiento. Y la respuesta es muy duradera: después de un año los pacientes no recaen. Con otros tratamientos, los enfermos simplemente sobreviven.

- Pero, ¿cuáles son los efectos secundarios?

- Son muy diferentes de otro tipo de terapias contra el cáncer. La mayoría se da durante los primeros días tras las infusiones, aunque algunos medicamentos pueden reducir los efectos tóxicos y son completamente reversibles. CAR T es solo para unos tipos concretos de tumores líquidos.

-¿Podrá extenderse al final a otro tipo de tumores?

- CAR T se aplica a un marcador específico de un tipo de tumores, como algunos linfomas muy agresivos y leucemias. Ahora bien, hay muchas más enfermedades en las que se está ampliando la terapia CAR T. Esperamos que en los próximos años se aprueben más terapias para otras enfermedades, dado que se está explorando ya para otros objetivos más allá de linfomas.

-¿Y qué tipos de cáncer pueden ser los siguientes?

- Las investigaciones apuntan a intentar acabar con cualquier tipo de cáncer. Las que están más maduras en desarrollo, y que pueden llegar en dos años, es el melanoma. Muchos tipos de melanoma son incurables ahora mismo, por lo que tener una cura con CAR T sería un avance estupendo. Hay otros que están en desarrollo, pero no están todavía disponibles. Estómago, colon o hígado también están en investigación, aunque todos aún en periodos muy iniciales del desarrollo.

El programa CAR T permite «hacer ingeniería en las células inmunes del cuerpo del paciente»

«El precio siempre está en discusión; lo que hay que mirar es el valor que aportan estas terapias»

-¿Se podría aplicar CAR T a dolencias no oncológicas?

-La tecnología es tan innovadora que lo que permite es hacer ingeniería de células inmunes en el cuerpo, para que hagan lo que se supone que deben hacer naturalmente. Lo forzamos para luchar contra las cancerígenas, así que puedes pensar que es un tratamiento para otro tipo de enfermedades como Alzheimer, donde a lo mejor puedas entrenar a las células para que no pierdan la memoria. En modelos con animales se está estudiando, por ejemplo, su aplicación para el ataque al corazón y está funcionando. La tecnología es tan innovadora que sí tiene la capacidad de transformar el tratamiento sobre otras enfermedades.

-Se habla de CAR T como el principio de la medicina personalizada. ¿Qué podemos esperar de ello?

- La personalización de la medicina es la innovación más importante de la última década. CAR T es la primera terapia oncológica que trata a los pacientes sobre sus propias células. Hay muchas ventajas en este tipo de medicina personalizada. De hecho, no tengo conocimiento de otras terapias que sean tan personalizadas y tan buenas

- El precio de estos tratamientos, ¿frenará su aplicación? ¿Cómo puede evolucionar con el tiempo?

- El precio siempre es un tema de discusión pero espero que en el futuro, con más terapias, se reduzca este tema. Lo que hay que preguntarse es el valor que aportan las terapias. Con una única infusión somos capaces de reducir el cáncer y curar al 55% de los pacientes, así que probablemente el coste se justifica. La alternativa para estos pacientes son terapias con muchas sesiones, ir al hospital frecuentemente, padecer infecciones... y eso tiene mucho coste sin que tengas el valor de la cura como en CAR T.