Móvil, sencillo, más versátil y económico para graduar mejor la vista

Un especialista usa el nuevo equipo de graduación con un 'smartphone'. /R.C.
Un especialista usa el nuevo equipo de graduación con un 'smartphone'. / R.C.

A. H.MADRID.

El retinoscopio es un instrumento manual que permite al profesional óptico enfocar un punto de luz en la pupila del paciente, a fin de que la atraviese y se proyecte en la retina. El optometrista puede girar esta instrumento de un lado para otro, lo que provoca que el parche de luz reflejado por su retina se mueva de un lado para otro. Es decir, es un sistema de iluminación que introduce luz en el ojo del paciente y, observando los reflejos que aparecen en el ojo, permite conocer el estado refractivo del paciente.

Los profesionales pueden calcular así la dirección y velocidad con que la luz se mueve en la retina, si el paciente es miope o hipermétrope y cuántas dioptrías tiene. El óptico colocará distintas lentes delante de los ojos del paciente hasta que la luz reflejada permanezca uniforme cuando se mueva el retinoscopio. Un simple cálculo puede determinar la graduación.

Sin embargo, desde el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe proponen un nuevo sistema abierto que combina una fuente de luz con la lente oftálmica Volk, permitiendo al médico evaluar la retina de un paciente más fácilmente y con mucho mayor campo visual. Además, este retinoscopio abierto incluye un adaptador que permite el acoplamiento de cualquier modelo de 'smartphone' para recoger las imágenes obtenidas durante el examen.

Estamos ante un retinoscopio portátil, de bajo coste y fácil de manejar. Además, incorpora su propia fuente de luz, lo que facilita que la exploración de retina se haga de forma autónoma sin un 'smartphone'.

Los responsables de este proyecto aseguran, además, que este dispositivo permite realizar una exploración del fondo de ojo mejor que la del oftalmoscopio directo. Si a eso le añadimos que puede acoplarse a un teléfono móvil inteligente para grabar imágenes y, posteriormente, enviarlas, el profesional tiene más ventajas, rapidez y sencillez a la hora de realizar su trabajo.

Se trata, además, de un medio más económico que los tradicionales, por lo que sus responsables creen que puede ser un referente tanto en Europa como en lugares con poca aceso a herramientas oftalmológicas, como África o India.