Agustín Santolaya señala los tubos de vacío situados en el techo de Bodegas Roda en Haro. / D.M.A.

Roda avanza hacia un modelo de bodega de Rioja sostenible

La firma del barrio de la Estación de Haro se adhiere al proyecto europeo Ship2Fair para empezar a usar energía solar en el proceso de elaboración de sus prestigiosos vinos

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A. Logroño

En pleno proceso de ampliación de sus instalaciones, Bodegas Roda, una de las últimas firmas en instalarse en el célebre barrio de la Estación de Haro, se ha adherido al proyecto Ship2Fair para emplear energías renovables, reduciendo así la dependencia de los combustibles fósiles. «Una bodega es exigente en energía y sobre todo durante la elaboración: en la fermentación necesitamos frío, después calor para la fermentación maloláctica y luego de nuevo frío para estabilizar el vino; al margen de la calefacción que requiere un lugar de trabajo. Por tanto, hay una gran necesidad de agua caliente y fría, es decir, de energía», expone el director general de Roda, Agustín Santolaya.

Ship2Fair es un proyecto europeo que promueve la utilización de la energía solar para los procesos de la industria agroalimentaria y Roda es la bodega pionera en la utilización de este sistema. Unos tubos de vacío en el techo de las instalaciones de la bodega («mucho más eficientes que las placas solares para generar agua caliente», apunta Agustín Santolaya) generan una alta temperatura (hasta 200ºC) para el agua que consume Roda. El agua se utiliza no solo en la elaboración del vino, también para uso sanitario y radiadores. «Aprovechando los intercambios y condensaciones podemos enfriar el agua hasta los 7ºC, que empleamos para refrigerar los depósitos y el suelo, el aire acondicionado y para estabilizar el vino», dice Santolaya.

No obstante, Roda ya utilizaba métodos naturales en el enfriamiento de sus depósitos, abriendo unos ventanales en sus salas para que el aire de Sierra Cantabria entre y reduzca la temperatura del vino. Este es un 'truco' que ya utilizan otras bodegas, pero Roda es la primera que se adhiere a Ship2Fair. Los procesos con energía solar no están muy implantados en la industria debido a la competitividad, los bajos precios de los combustibles fósiles y la complejidad de su integración en los procesos retrasen a las empresas, pero el citado proyecto europeo ha encontrado «la solución para el progreso del SHIP (Solar Heat Industrial Processes) gracias a tecnologías solares competitivas y amigables con el entorno, líneas de negocio innovadoras y un enfoque fácil para el usuario», explican sus responsables.

Roda es una de las quince instituciones, junto al Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE), que forman parte de Ship2Fair. Otro de los usos del nuevo sistema de energía renovable es la desecación del húmedo calado del siglo XIX sobre el que se asienta Bodegas Roda. «Con la técnica de adsorción secamos el calado, gracias a una gran rueda de silicagel, quitando la humedad del aire intercambiándolo por otro seco», describe Santolaya.

Eso sí, toda esta tecnología no influirá en la calidad del vino porque, afirma Santolaya, «ya contábamos con las condiciones necesarias a través de calderas y enfriadoras, pero sí que vamos a ser mucho más sostenibles, consumiendo mucha menos agua y electricidad, este es un proyecto de integración en la sostenibilidad hacia el que todos debemos ir».