La realidad aumentada, aliada perfecta para los pacientes con baja visión

La realidad aumentada, aliada perfecta para los pacientes con baja visión

Una investigación estadounidense mejora en un 50% la movilidad de las personas con problemas de vista

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

La realidad aumentada sigue dando pasos para llegar a la vida cotidiana y ayudar a sus usuarios a mejorar su día a día y también su salud. Los avances en este campo son cada vez mayores con las apuestas de las grandes tecnológicas de Silicon Valley.

El sector sanitario es uno de los más aplicados en esta nueva realidad con importantes inversiones e investigaciones. La Universidad del Sur de California en Estados Unidos han probado y comprobado que la realidad aumentada puede mejorar la movilidad de pacientes con baja visión.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, revela que pacientes con retinitis pigmentaria, una enfermedad ocular degenerativa hereditaria que resulta en una visión deficiente, pudieron mejorar su movilidad en un 50% y elevar su rendimiento en un 70% gracias a la realidad aumentada.

«Utilizando un enfoque diferente, empleando tecnología de asistencia para mejorar, no reemplazar, los sentidos naturales, nuestro equipo adaptó gafas de realidad aumentada (AR) que proyectan colores brillantes en las retinas de los pacientes, correspondientes a obstáculos cercanos», explica Mark Humayun, director de la USC Dr. Allen y Charlotte Ginsburg Institute for Biomedical Therapeutics, codirector del USC Roski Eye Institute y profesor universitario de oftalmología en la Keck School.

Los pacientes que participaron en la investigación usaron gafas de realidad aumentadas que recreaban una carrera de obstáculos. Este sistema superpone objetos dentro de una estructura de alambre de 6 puntos con cuatro colores brillantes y distintos.

Este dispositivo programado por los investigadores estadounidenses proporciona una serie de señales visuales de color que ayudan a las personas con visión periférica restringida a interpretar entornos complejos, como evitar obstáculos en entornos poco iluminados.

En la prueba, los investigadores registraron la cantidad de veces que los pacientes chocaron contra algún obstáculo, así como el tiempo necesario para completar la prueba. Los pacientes reportaron un 50% menos de choques con gafas de realidad aumentada adaptadas.

«Mediante el uso de realidad aumentada, nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de los pacientes con baja visión al aumentar su confianza en la realización de tareas básicas, lo que finalmente les permite vivir una vida más independiente», apunta Anastasios N. Angelopoulos, líder del proyecto de estudio en el laboratorio de investigación de Humayun en la Escuela Keck.

Para recrear esa realidad paralela, los investigadores utilizaron un proceso llamado ubicación y mapeo simultáneos, lo que permitió que las gafas de realidad aumentada representaran completamente la estructura 3D de una habitación en tiempo real.

Mediante un software desarrollado en la Universidad del Sur de California, las gafas tradujeron esta información en una superposición visual de color semitransparente, que destacó los posibles obstáculos con colores brillantes para ayudar a los pacientes.

Temas

Fri