«El SIDA promovió unos avances espectacualres»

El doctor Moreno, en su despacho del hospital Ramón y Cajal. :: rc/
El doctor Moreno, en su despacho del hospital Ramón y Cajal. :: rc

Santiago Moreno Jefe Servicio Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid

A. H. MADRID.

Santiago Moreno es el Jefe de servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal y uno de los coordinadores de la red de investigadores del SIDA en España. En su opinión, la investigación del VIH ha sido, probablemente, uno de los progresos más espectaculares de la medicina moderna, logrando que una enfermedad que era mortal pasara a ser crónica. Sin embargo, esta buena noticia tiene un importante riesgo para este médico. «Este avance ha llevado a tranquilizar conciencias y a pensar que ya lo hemos hecho todo. Lejos de esto, la realidad es que todavía, lejos de controlarse, la epidemia sigue en expansión».

Este experto en epidemiología confiesa su miedo a que la sociedad y, sobre todo, «las instituciones y las personas que tenemos la responsabilidad de acabar con esto» acaben relajándose y se dejen de sumar esfuerzos. En España se diagnostican cada año 3.500 nuevos casos (unos 10 al día) lo que demuestra, según el doctor Moreno, que «la epidemia está ahí y no está controlada». Además, se calcula que el 18% de los enfermos no son conscientes de que están infectados. «Una de las mayores innovaciones que tenemos por hacer es convencer a todo el mundo para hacerse la prueba. Es tan bueno como que si eres VIH negativo no tienes que preocuparte si no tienes prácticas de riesgo. Y si eres positivo te puede ofrecer un tratamiento que hace que tu enfermedad es como si no existiera, teniendo una vida, incluso sexual, normal», explica este experto.

Innovaciones clínicas

En el campo clínico, las innovaciones están bien catalogadas: conocer el agente causante, el primer medicamento retroviral, la introducción de un tratamiento triple y su posterior toma en una única pastilla.

El tratamiento antirretroviral haya llegado a cotas excelentes de efectivada, tolerancia y baja toxicidad. «Mejorar en este campo en el tratamiento no es sencillo», avisa Santiago Moreno. Sin embargo, en vez de un tratamiento oral diario los pacientes podrán recibir inyecciones que se podrán administrar cada 2,3,6 meses e incluso una vez al año. Los resultados finales de los ensayos clínicos se presentan a finales de 2019 y la medicación estará para finales de 2020 o principios de 2021.

Santiago Moreno explica que estos grandes avances que se han producido en la lucha contra el Sida también han aportado mucho tanto para el conocimiento de la ciencia como a nivel social. «A nivel científico, la inmunología no es la misma la de antes que después del SIDA. Promovió unos avances e investigaciones en inmunología espectaculares porque eran necesarios».

Sin embargo, este doctor asegura que queda mucho terreno por andar. A pesar de que el SIDA ya no es tan temido, «se sigue estigmatizando a las personas que la tienen». Por eso, a sus pacientes, en su primera visita, siempre les recomienda que no cuenten su enfermedad. «En cuanto están en tratamiento ya no pueden infectar, pero si lo cuentan sí pueden verse afectados».