Vivienda rehabilitada, hogar eficiente

Vivienda rehabilitada, hogar eficiente

La Fundación Naturgy abre un Fondo Social para que empresas y particulares ayuden con sus donaciones, que igualará la compañía, a mejorar el equipamiento y la eficiencia energética en los hogares más vulnerables

ARANTXA HERRANZ

En España existían 25.645.100 viviendas a principios de año, según datos del Ministerio de Fomento. De ellas, se calcula que más del 70% fueron construidas antes de 1978, que fue cuando entró en vigor la obligación de aislar térmicamente las casas. Algo que conlleva un desperdicio económico y energético importante.

Joan Herrera, director general de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), explica que el decreto que eliminaba el llamado impuesto al sol contenía otras medidas para, precisamente, sentar las bases para proteger a las personas que se encuentren en una situación más vulnerable y desfavorecida. La falta de aislamiento, una insuficiente protección contra el sobrecalentamiento solar y el uso de materiales inadecuados en la construcción son las grandes carencias de las viviendas que ocupan.

«Hay que acompañar estas medidas con elementos de financiación y ayudas para los más vulnerables, que suelen ser los que viven, precisamente, en los edificios menos eficientes energéticamente hablando», explicaba Herrera.

Pero una rehabilitación energética integral, según los estudios realizados por la Fundación Naturgy, cuesta entre 20.000 y 35.000 euros. Un desembolso no apto para todos los bolsillos, y menos todavía para estos colectivos más desfavorecidos. Por eso, la Fundación Naturgy ha puesto en marcha un fondo solidario con el que se puedan acometer estas mejoras de rehabilitación, equipamiento y eficiencia energética.

Cataluña, Galicia y Madrid son las primeras comunidades autónomas donde se llevarán a cabo estas actuaciones. Los beneficiarios serán aquellas personas en situación de vulnerabilidad que sean bien propietarios, bien inquilinos de las viviendas que se rehabilitan. Será necesario que las personas que se beneficien del Fondo sean atendidas por entidades del Tercer Sector con las que la Fundación tenga acuerdos de colaboración, o ya vivan en pisos cuya titularidad y gestión sean de entidades del Tercer Sector o administraciones.

La Fundación Naturgy aportará al Fondo Solidario una cantidad inicial (sin máximo ni mínimo fijado). Otras fundaciones y organizaciones no gubernamentales se han sumado a esta iniciativa, que también está abierta a donaciones particulares.

Así, tanto personas físicas, como asociaciones u cualquier otro tipo de entidad pueden realizar aportaciones desde 1 euro y con un límite de 10.000 euros en la web www.fondo.fundacionnaturgy.org. La Fundación Naturgy se compromete a contribuir al Fondo Solidario con el mismo importe que hayan aportado de manera desinteresada las personas físicas y empresas.

Económico... y eficiente

Serán obras rápidas y que preferentemente se puedan realizar desde el interior de la vivienda, a fin de no afectar elementos comunes de las fincas y para las que no sea preciso solicitar licencia de obras o, incluso, permisos de la comunidad de propietarios.

Según el estudio 'Re-habilitación exprés en hogares vulnerables. Soluciones de bajo coste', que la Fundación Naturgy publicó recientemente, existen otras soluciones directas (un total de 76) que permiten una rehabilitación exprés en hogares vulnerables y cuyo coste oscila entre los 5.000 y los 7.000 euros. «Con medidas tan sencillas como poner burletes en las ventanas, aplicar pinturas aislantes, cambiar las bombillas tradicionales por bombillas led o sustituir nuestros electrodomésticos antiguos por otros más eficientes se pueden llegar a conseguir ahorros de hasta el 45% de la factura energética», afirma Martí Solà, director general de la Fundación Naturgy.

Aunque la Fundación ya ha empezado a realizar rehabilitaciones de este tipo, a través del Fondo Solidario se busca incrementar la puesta en marcha de estas soluciones. Una de sus conclusiones es que una reforma exprés de siete medidas aumenta un 22% los días de bienestar al año sin consumo de energía, a la vez que pueden proporcionar un ahorro de hasta 650 euros anuales en el recibo.